www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EL NACIONALISTA KAMENOS, MINISTRO DE DEFENSA; VAROUFAKIS, RESPONSABLE DE FINANZAS

Tsipras nombra un primer Gabinete plagado de ministros radicales y sin experiencia

martes 27 de enero de 2015, 16:44h
Tsipras nombra un primer Gabinete plagado de ministros radicales y sin experiencia
Ampliar
Grecia ya tiene nuevo Gobierno. Alexis Tsipras ha hecho pública la lista de diez ministros, ocho menos que su antecesor, entre los que se cuentan numerosos radicales, sólo un miembro con experiencia previa y ninguna mujer. Dos nombres destacan por encima del resto: Panos Kamenos, titular de Defensa y el líder de ANEL que le ha dado a Tsipras la mayoría necesaria para gobernar, y Yanis Varoufakis, el profesor universitario que será el que fije la estrategia para negociar con la Troika. Por Borja M. Herraiz

Alexis Tsipras empieza a esbozar lo que será su recién estrenada legislatura como primer ministro en Grecia. Su primera misión, la de formar su equipo de gobierno, ha dejado bien a las claras que el líder de la coalición radical de izquierdas Syriza intentará ser lo más fiel a los principios que le han aupado al poder. Así, si se resume en tres palabras, el nuevo Gobierno heleno es inexperto, de fuerte carácter y muy concentrado.

Su primer Gabinete adolece de experiencia gubernamental, pues sólo uno de sus miembros, el viceprimer ministro Yannis Dragasakis, a partir de este martes el ‘número dos’ del país, ha ostentado un cargo dentro de la administración griega con anterioridad. Fue entre 1989 y 1990, cuando asumió durante cinco meses el cargo de segundo de la cartera de Economía durante el Gobierno de unidad nacional que entonces encabezaba Xenofón Zolotas.

Un profesor 'estrella'
Sin embargo, en la parcela económica todo girará en torno a la figura de Yanis Varoufakis, verdadera 'estrella' del Gabinete. El hasta ahora prestigioso profesor de la Universidad de Atenas y de Texas deja la docencia para tomar las riendas de las negociaciones, junto a Dragasakis, entre Grecia y la Troika, o, lo que es lo mismo, la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional, el triunvirato más odiado ahora mismo en el país heleno.

Greco-australiano y de radicales principios, sobre todo en lo tocante a la responsabilidad de Estados Unidos en el origen de la crisis financiera mundial, será él, antiguo colaborador del ex primer ministro socialista Yorgos Papandreu, ahora caído en desgracia y fuera del Parlamento, el que se encargue de intentar llegar a un acuerdo con los acreedores extranjeros y lograr pactar una salida a la crisis del país, que dura ya seis años. Por lo pronto, ya ha puesto sobre la mesa un aviso con sabor a amenaza: “si Grecia no crece, Grecia no paga”.

Como primeras medidas, Varoufakis contempla restablecer el salario mínimo anterior al rescate financiero de 2010, situado en 750 euros mensuales, formar un comité de investigación que aclare las circunstancias en las que Grecia acabó pidiendo ayuda a sus socios europeos y ofrecer electricidad gratuita a los 300.000 helenos que viven por debajo del umbral de la pobreza.

En las que son sus primeras declaraciones después de aceptar el cargo, Varoufakis, autor del best-seller financiero ‘El Minotauro Global’ (Edit. Capitán Swing), ha escrito en su popular blog de economía que “el momento de aportar algo o callarse ha llegado”.

¿Problemas con Turquía?
Otro de los hombres fuertes del nuevo Gobierno de Tsipras es, precisamente, el único que no pertenece a Syriza. Panos Kamenos ha sido el que le ha dado la llave del gobierno a la izquierda radical, pues a pesar de liderar ANEL, una formación de derechas nacionalista, su animadversión común por la Troika le ha llevado a sentarse y rubricar una alianza que otorgaba a Tsipras la mayoría parlamentaria necesaria para gobernar.

Kamenos, antiguo militante de Nueva Democracia, ahora el primer partido de la oposición, es un beligerante político que hace unos años decidió escorarse a la derecha por considerar que los conservadores helenos eran demasiado moderados.

Reconocido antiabortista, está por ver cómo gestiona la política de Defensa helena teniendo en cuenta que se ha mostrado en público en contra de negociar con Turquía por la división de Chipre y por los derechos sobre el Egeo o mantiene una postura muy hostil hacia la República de Macedonia, vecino septentrional, por la denominación de ésta, que comparte con una región del norte de Grecia.

Queda por ver cómo gestionarán Tsipras y Kamenos lo tocante a la Iglesia y a la inmigración, dos asuntos en los que defienden posturas radicalmente opuestas. El primer ministro ya ha marcado territorio al ser el primer ganador de unas legislativas que no jura el cargo ante la máxima autoridad religiosa del país, el arzobispo de Atenas.

Por su parte, el nacionalista euroescéptico tiene ante sí una tarea crucial de cara a los próximos años, ya que de su cartera, una de las que cuenta con mayor presupuesto del todo el Gobierno de Tsipras, depende el mayor ejército per cápita de la Unión Europea y que en los últimos años se ha visto salpicado por un sinfín de escándalos por corrupción.

Cuatro súper ministerios
Precisamente para combatir esta lacra, el nuevo Gobierno contará con un responsable sin rango ministerial para combatir esta clase de crímenes. Para ello, Tsipras ha optado por confiar en un hombre ajeno a su partido, el independiente Panayiotis Nikoludis.

Pero si algo preocupa a los griegos tanto o más que la endémica corrupción nacional, incrustada en todos los tejidos del sector público y privado, es el paro. La tasa de desempleo en Grecia supera el 26 por ciento y sube por encima del 50 por ciento en el caso de los jóvenes. Para intentar lidiar con uno de los grandes caballos de batalla con los que debe combatir Syriza, Tsipras ha puesto al frente del Ministerio de Trabajo a Panos Skurletis, que hasta ahora ocupaba el cargo de portavoz de la coalición radical y es uno de los hombres de confianza del nuevo primer ministro.

Llama la atención en este nuevo Gabinete la concentración en cuatro 'súper ministerios' de varias de las carteras que se han eliminado. Tsipras ha reducido el número de ministros de los 18 que tenía Antonis Samaras a los diez que habrá a partir de ahora en un intento de reducir costes y aplacar la deuda de la administración pública.

Así, Yorgos Stathakis, titular de Economía y uno de los principales responsables del programa de Syriza en ésta parcela, el llamado plan de Salónica, será a su vez responsable de Fomento, Competitividad, Marina y Egeo, Turismo, Infraestructura, Transporte y Redes; Nikos Vutsis, de Interior, lidiará también con Reforma Administrativa, Gobierno Electrónico, Orden Público y Protección Ciudadana, y Macedonia y Tracia; Panagiotis Lafazanis es el nuevo ministro de Reconstrucción Productiva, Medio Ambiente y Energía; y Aristidis Baltás se encargará de Cultura y Deporte, Educación y Asuntos Religiosos.

El resto de parcelas se las reparten Nikos Kotziás (Exteriores), antiguo militante del Partido Comunista y ex asesor de Papandreu hijo; el invidente Panagiotis Kurublis (Sanidad y Asuntos Sociales) y Nikos Paraskevópulos (Justicia).

Por último, sorprende que, a pesar del discurso progresista de Tsipras y Syriza a lo largo de toda la campaña electoral, ni una sola mujer cuente con rango ministerial y tan solo están presentes en seis de los veintiséis viceministerios.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.