www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

NO HAY TOPE PARA EL DESPILFARRO ELECTORAL

sábado 14 de marzo de 2015, 17:57h
Ellos mismos se fijan la subvención por escaño y voto, así como el techo del gasto en elecciones...

Ellos mismos se fijan la subvención por escaño y voto, así como el techo del gasto en elecciones. La Ley electoral debió establecer un organismo independiente para evitar que los partidos se conviertan en juez y parte de unas subvenciones que se pagan con el dinero extraído de los impuestos con los que se sangra a los ciudadanos.

En las últimas elecciones generales, José Luis Rodríguez Zapatero y Elena Salgado establecieron que el Estado subvencionara con 0´85 euros cada voto obtenido por los partidos al Congreso de los Diputados. Además, se fijó otra cantidad suculenta por cada voto al Senado, amén de partidas considerables por cada diputado y cada senador y un largo renglón de publicidad gratuita. Esas subvenciones desmesuradas las perciben los partidos no solo el año electoral sino los cuatro años de legislatura.

Si se suma a este derroche, las aportaciones directas a favor de los partidos políticos, incluidas en los Presupuestos Generales del Estado se concluirá que nos cuestan un ojo de la cara. Por encima de 132.000 euros gastó el PP en 2011. Las cuotas de los afiliados solo supusieron 12.000. Más del 90% del despilfarro de los partidos políticos es dinero público.

¿Qué cifras van a decidir el PP, el PSOE y los demás partidos para las elecciones de este año? ¿Hasta dónde va a llegar el gasto electoral y la publicidad gratuita? Algunas instituciones han solicitado del Tribunal de Cuentas que controle lo que se nos viene encima. Pero sí se quiere trabajar en serio habrá que encargar a un organismo independiente de los partido políticos que establezca el volumen de las subvenciones. No es de recibo que sean los propios partidos políticos, a través del Gobierno, los que decidan, jueces y parte a la vez, el dinero público que van a recibir.