www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

RAJOY, SUSANA, IGLESIAS, RIVERA

jueves 26 de marzo de 2015, 10:30h
El PSOE de Susana Díaz aspiraba a la mayoría absoluta y se ha situado lejos de ella. El...

El PSOE de Susana Díaz aspiraba a la mayoría absoluta y se ha situado lejos de ella. El Partido Popular quería mantener posiciones y se ha derrumbado con una caída que ha rozado el desastre. Podemos y Ciudadanos estaban seguros de liquidar el bipartidismo y se han quedado con las ganas. Los comunistas de IU pretendían mantener su fuerza en la extrema izquierda y han quedado reducidos a la mínima expresión.

Todos han perdido pero el PSOE volverá a gobernar en Andalucía. Podemos y Ciudadanos han conseguido un notable número de escaños. El PP ha evitado la catástrofe y los comunistas de IU han eludido su desaparición del Parlamento andaluz.

Depende, pues, de cómo se mire el paisaje político para hacer certero el análisis de las elecciones andaluzas. Mariano Rajoy se dio cuenta de lo que se jugaba y saltó sobre el albero del ruedo andaluz para disputarle la victoria a Susana Díaz. Ha resultado claramente vencido. Felipe González ha demostrado extraordinaria habilidad al proponer el adelanto de elecciones en la única Comunidad en la que el PSOE podía vencer. Rajoy, aconsejado por Arriola, salió a jugar en campo contrario y su derrota plantea ahora a los socialistas las ventajas que tendría la candidatura de Susana Díaz a las elecciones generales, sustituyendo a un Pedro Sánchez que carece de la musculatura necesaria para pelear en el desafío nacional. Probablemente el órdago de Susana no será inmediato sino que esperará cuatro años más. Porque no será fácil ni que Susana Díaz se decida a abandonar su cómoda situación en Andalucía ni que una parte del aparato de Ferraz no se oponga con todas sus fuerzas a la lideresa en ciernes. Viviremos, en fin, hasta la convocatoria de elecciones generales, unos meses especialmente interesantes.