www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EXCELENTE PROPUESTA DE DAVID MACKENZIE

Jack O'Connell deslumbra en el crudo drama carcelario Convicto

miércoles 01 de abril de 2015, 00:11h
Jack O'Connell deslumbra en el crudo drama carcelario Convicto
Este viernes llega a las salas españolas Convicto (Starred Up), protagonizada por un inmenso Jack O'Connell (Unbroken, '71) y brillantemente filmada por el escocés David Mackenzie.
Le han bautizado como ‘el descubrimiento de Angelina Jolie’, y aunque fue la actriz y cineasta quien le dio a conocer al gran público con su último trabajo, Unbroken, Jack O’Connell llevaba ya tiempo curtiéndose y demostrando aptitudes en el cine independiente británico. Quizás haya sido su salto a la escena internacional el que ha impulsado que los distribuidores se empiecen a interesar en recuperar trabajos anteriores del actor, como Convicto (Starred Up, 2013), que llega este viernes a las salas españolas y no hará sino reafirmar la capacidad de O’Connell para atrapar al espectador de forma irremediable en apenas unos planos.

El realizador escocés David Mackenzie (You Instead, Perfect Sense, Spread) firma un brillante drama carcelario que no es lo que aparenta. O’Connell interpreta a Eric Love, un adolescente conflictivo y extremadamente violento que es transferido desde un centro de menores a una cárcel de adultos. Allí se reencuentra con su padre (Ben Mendelsohn) , un veterano en la prisión al que no ve desde que era un niño, al tiempo que participa en un programa experimental de control de la ira dirigido por un entregado terapeuta (Rupert Friend, conocido por su papel de Peter Quinn en Homeland).

La clave de Convicto es un tenso equilibrio, capaz de mantener al espectador pegado al desarrollo de la historia sin giros artificiales y en el que la interpretación del trío protagonista se hace fuerte. O’Connell se come los primeros planos y traslada con una contundencia pasmosa la irracionalidad, la ira, la violencia y el miedo. La cámara juega con él en espacios cerrados y encuadres cargados de significado, en los que el concepto del tiempo se vuelve asfixiante. El actor británico sale airoso de un reto a la altura de pocos: defender un personaje con el que empatizar no es tarea fácil.

Precisamente ahí radica otro de los puntos fuertes de la cinta, que se niega a explotar la manida baza de los traumas infantiles como garantía de que el público entenderá hasta la más abominable acción del protagonista. La trama pasa de puntillas por el pasado de Eric Love y termina apartando el miedo a estar ante otra historia de ‘terapeuta vocacional endereza a chico malo’. Eso no es lo que le interesa a Mackenzie.

En una primera capa, Convicto plasma con una crudeza dolorosa la realidad de algunas prisiones americanas, carcomidas por la corrupción y la brutalidad; no hay condescendencia ni voluntad de suavizar. Sin embargo, lo que subyace es el análisis de una relación paterno-filial en los márgenes, y Mackenzie aprovecha el excelente guión de Jonathan Asser, sostenido por diálogos sólidos y creíbles, para sembrar una sensación rotunda de ternura, redención, amor y perdón sin caer en momento alguno en el sentimentalismo. Difícil empresa que el cineasta cumple con matrícula de honor y que permite al espectador disfrutar de un raro espécimen cinematográfico, entre el drama familiar y el cine carcelario hiperrealista.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.