www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LOS RIESGOS NO SE HAN DISIPADO

Goldman Sach duda sobre la continuidad del nuestro crecimiento

sábado 23 de mayo de 2015, 00:51h
Hemos corrido a proclamar la llegada de la recuperación. Con sobrados argumentos. Pero que la economía vaya a mejor no quiere decir que todos los desequilibrios, todas las carencias, todos los riesgos se hayan disipado.
Goldman Sach duda sobre la continuidad del nuestro crecimiento
Ampliar
Eso no ocurre nunca, en realidad. Pero es oportuno cuáles son los que aún aquejan a la economía española, y Goldman Sachlohahechoenunpertinenteanálisis. El autor,FabioBalboni,sepreguntaeneltítulosielsondeEspaña puede seguir brillando.

Sobre las previsiones de crecimiento, cercanas al 3 por ciento este año y los tres siguientes, recaen ciertas dudas. La economía española ha ganado competitividad en los últimos tiempos, pero eso no ha venido sólo, ni quizás principalmente, del abandono de sectores poco productivos y la reconversión hacia otros sectores de mayor valor añadido. Lo que se ha ganado en este aspecto viene de la caída de los salarios. La recuperación del empleo se ha producido sobre todo en el sector servicios, dice, y son a tiempo parcial y de poca cualificación.

Es cierto, aunque esto no lo dice el análisis, que una de las carencias que tenemos es la formación de una gran masa de trabajadores españoles. El empleo no se ha reducido para los trabajadores con mucha cualificación, y que no estén en sectores muy sobredimensionados. Pero la saga ha sido inmisericorde entre esa gran masa de españoles con una formación escasa. Reconvertir los sectores de nuestra economía hacia otros más productivos exige que la mano de obra acompañe con más capital humano.

Los salarios “han bajado un 0,2 por ciento en el último trimestre de 2014”. Pero hay sectores, como los del derecho o la farmacia, que no están liberalizados, y que presionarán al alza de los salarios, ahogando la competitividad. Por otro lado, tanto la regulación laboral como las regulaciones reducen los incentivos de las empresas a crecer, y eso limita la capacidad de nuestra economía de exportar.

La mejora del sector exterior es muy importante, pues tenemos una deuda externa que se acerca a la totalidad del PIB. Esta situación se puede revertir con el ahorro privado, que se está produciendo, y con el público, que no se está produciendo. De hecho, año a año aumentamos la deuda, y el déficit se corrige, pero muy lentamente. El Gobierno cree que pasará del 5,8 por ciento en 2014 al 2,8 en 2016 y al 0,3 en 2018. Pero la Comisión Europea no se lo cree.

En definitiva, el análisis señala varios peligros o aspectos mejorables de nuestra economía. No todos. Por ejemplo, se plantea el efecto que tendrá la reducción del peso del gasto público sobre la economía, pero no señala que la deuda pública habrá que pagarla en las próximas décadas. Ronda el 100 por ciento. Y, tanto por los compromisos con el resto de socios de la UE como por la Ley de Estabilidad Presupuestaria, tenemos que reducir el endeudamiento al 60 por ciento. Eso quiere decir que hay que reducirla en 40 puntos porcentuales.

No son advertencias que deban hacernos pensar que se va a paralizar el crecimiento, pero sí que señalan aspectos que debemos mejorar.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.