www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Y DIGO YO

Ojo con los pactos, las generales están aquí

Javier Cámara
x
javiercamaraelimparciales/12/12/24
jueves 28 de mayo de 2015, 20:56h
Las elecciones del 24-M han supuesto un verdadero terremoto para la vida política y social de España. Hacía mucho tiempo que cuatro partidos no eran tan necesarios para pactar y conseguir gobiernos. La incógnita ahora son los acuerdos a los que finalmente se llegue y lo marcadas que queden las distintas formaciones de cara a las generales por las alianzas que en estas circunstancias se firmen.

Aunque todavía está todo por dilucidar, ya se apuntan algunas coaliciones entre partidos que pueden convertirse en un arma de doble filo. De ellas, llama la atención que el PSOE esté dispuesta a pactar con Podemos, pese a que desde el secretario general de los socialistas hasta el candidato menos pintado habían jurado y perjurado que nunca lo harían. Esto es política, “lo que hoy no vale mañana sí”.

Visto así, lo que de verdad me pregunto es si en Ferraz han calibrado las consecuencias de llegar a un acuerdo con quien te quiere borrar del mapa. Dicho por el mismo Pablo Iglesias quedó que su objetivo era ser el referente de la izquierda en España. Y va camino de conseguirlo si el PSOE no lo remedia. Lo explicaba con meridiana claridad Joaquín Leguina cuando decía que el PSOE tiene un adversario político que le quiere ganar, el PP, y un enemigo político, Podemos, que lo quiere aniquilar.

Otra cuestión relativa al caso es que la política de pactos puede llevar al votante de izquierdas a dudar y plantearse en las próximas elecciones cuál de las dos formaciones, PSOE o Podemos, puede constituir el verdadero voto útil.

Con los pactos locales y autonómicos todavía por dilucidar, las altas esferas piensan ya en las elecciones generales de final de año. Pablo Iglesias tiene un objetivo claro: ser presidente del Gobierno. ¿Qué va a hacer un Pedro Sánchez que sabe que todo lo que haga ahora tendrá su consecuencia a finales de noviembre, darle su apoyo? ¿Es consciente el secretario general de los socialistas de que está jugando con el futuro del PSOE?

¿Cómo hay que entender que García Page, posible presidente de Castilla-La Mancha, diga ahora que el programa de Podemos es perfectamente asumible por el PSOE? No deja de llamar la atención esta sumisión toda vez que tendría que ser la formación de Iglesias la que debería asumir el programa de los socialistas en esta comunidad.

Pero si en el PSOE se creen que lo tienen claro, no se atisba la misma seguridad en el PP. La semana de mentidos y desmentidos de Esperanza Aguirre ha sido de aúpa. Todavía hay mucho votante de centro-derecha preguntándose si está en el mismo espectro de centro que el PSOE como para una alianza. Y se termina de liar cuando le explican que llegado el caso, en determinadas circunstancias, si se tercia, si Ahora Madrid reniega de su programa y deja de ser Ahora Madrid (algo poco probable), también se podría llegar a un acuerdo, incluso, con Manuela Carmena.

Asimismo, en la calle Génova deberían calibrar la idoneidad de Ciudadanos como compañero de viaje. Albert Rivera también tiene el punto de mira en las elecciones de final de año y no se le ve tan necesitado de pactos como al PP. Un factor que juega a su favor y que puede permitirle pedir y apostar sin arriesgar demasiado.

Es verdad que el PP no esperaba unos buenos resultados, pero tampoco los esperaba tan malos. Ha perdido mucho poder territorial pese a tener más concejales que ninguna otra formación y ahora Rajoy, y quien quiera asesorarle, hace cábalas para intentar dar con la fórmula que cambie la nada halagüeña perspectiva que se presenta.

Como el presidente no parece muy dispuesto a dejar entrever sus planes, algunos barones ya lo hacen por su cuenta. Los Herrera (con guerra ministerial incluida), Bauzá, Fabra y Rudí ya están buscando la casilla de salida. Ahora la orden es taxativa: nada de renuncias antes de tiempo. Y ese tiempo son las generales.

La hecatombe del 24-M ha puesto a echar cuentas y pergeñar nuevas estrategias a las lúcidas cabezas pensantes de los principales partidos, que siguen siendo PP y PSOE, para rabieta de emergentes y radicales. Lo que no se sabe es hasta cuándo y si mantendrán su esencia. A lo mejor entienden que es eso, precisamente, lo que le pide la ciudadanía.

Javier Cámara

Periodista

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
2 comentarios