www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LA MICROCRISIS DE RAJOY

viernes 26 de junio de 2015, 11:38h
Es no conocer al presidente del Gobierno. Su tendencia a no hacer nada resulta...

Es no conocer al presidente del Gobierno. Su tendencia a no hacer nada resulta casi invencible. Acosado por la explosión de las críticas tras el descalabro de las elecciones autonómicas y municipales se vio forzado a declarar que haría remodelación del Gobierno y un arreglo en el partido. Los medios de comunicación se regocijaron creyendo que habría tajada informativa que sacar. Pero solo era humo. Rajoy es impenetrable porque no tiene nada que penetrar. Estaba claro desde el primer momento que no haría nada a pesar de sus palabras.

En el partido ha dejado las cosas tan inoperantes como estaban pero ha decidido ponerse él al frente de la campaña electoral rodeado por sus alfiles jóvenes. En el Gobierno, ante la espantada de Wert que quiere asegurarse el futuro ante la incertidumbre de las elecciones generales, le ha sustituido y aquí paz y después ya veremos si gloria.

La microcrisis de Mariano Rajoy ha sido el parto del ratón. Apenas nada por no afirmar que ha dejado todo exactamente igual. El presidente del Gobierno sabe que su política económica ha sido certera y que su prestigio internacional está consolidado. Y es verdad. Hace tres años, por estas fechas, la prima de riesgo escalaba los 638 puntos y colocaba a España en la misma frontera del rescate. Ahora está en el entorno de 100 y se puede afirmar que la nación ha salido del sombrío túnel de la crisis.

Mariano Rajoy ha comprendido demasiado tarde tal vez que no solo de pan vive el hombre, que no solo de solucionar los problemas económicos vive el gobernante, y ha decidido lanzarse al ruedo de los agrios desafíos políticos, empezando por el órdago secesionista catalán. No sé si le queda tiempo para recuperar el terreno perdido. Pero en eso está ahora desembarazado de la crisis y de otras cuestiones que solo interesan a los medios de comunicación a los que él desdeña.