www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JUNQUERAS-MAS FRENTE A RAJOY

martes 21 de julio de 2015, 13:40h
“¿Podemos? Es un grupo de friquis sin importancia”; “Ni caso, estos señores de Ciudadanos son insignificantes”...
“¿Podemos? Es un grupo de friquis sin importancia”; “Ni caso, estos señores de Ciudadanos son insignificantes”. “No hay que hacer nada. El soberanismo catalán es una finta para que les demos dinero. Se disolverá como un azucarillo. Basta con esperar”.

Estas frases de Pedro Arriola demuestran la sagacidad del gurú de Moncloa, de la eminencia gris de Rajoy, del sociólogo de indiscutido prestigio para profetizar el pasado. Solos unos meses después del desafío al Estado que supuso el 9-N, Oriol Junqueras y Arturo Mas han organizado una plataforma para poder argumentar tras el 27 de septiembre que las urnas han consagrado de forma mayoritaria la secesión de Cataluña. Dirigentes de primer orden del Partido Popular están que braman ante la cachaza de Mariano Rajoy, ante su pasividad frente a una situación que se viene encima de la sociedad española dentro de un par de meses. Vagas declaraciones de que se cumplirá la ley y alarmantes vientos de indecisión es la reacción de Moncloa.

Cuando todo esté consumado, si es que se confirman los peores augurios, será tarde para reaccionar. Pero ¿a quién extrañaría? Ya pasó con la pitada al himno nacional y al Rey. El Gobierno de Rajoy pudo establecer que la final se jugara en el campo del Sevilla. No lo hizo. Pudo establecer que se entregaran 20.000 entradas a los hinchas vascos, otras 20.000 a los catalanes y 30.000 a aficionados al fútbol y que la pitada fuera contrarrestada por los aplausos. Pero Rajoy no hizo nada. Permitió que se consumara la tropelía y que Felipe VI y España, representados en el himno nacional, fueran atropellados. Y aquí no pasa nada. No pasa nada pero a Mariano Rajoy se le está desmoronando la nación entre los dedos. Ha perdido las elecciones europeas, ha perdido las elecciones andaluzas, ha perdido las elecciones autonómicas, ha perdido las elecciones municipales. Tenía el 80% del poder autonómico y municipal y se ha quedado en un 15%. Pero aquí no pasa nada, no pasa nada.