www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EL ESCÁNDALO DE LAS EMISIONES

Volkswagen, la estrategia del engaño

miércoles 23 de septiembre de 2015, 21:20h
Volkswagen, la estrategia del engaño
Ampliar

Volkswagen le había ganado por la mano a Toyota como el principal vendedor mundial de coches. En los seis primeros meses de este año había vendido 5,04 millones de vehículos, por los 5,02 de Toyota. No es una diferencia muy importante, pero marcaba el camino de la marca a liderar el mercado ante la poderosa marca japonesa.

Esta era la última gran noticia referida a la marca alemana antes de que saltase el escándalo por los engaños en la medición de emisión de monóxido y dióxido de nitrógeno. Recordemos primero qué es lo que ha pasado. El pasado viernes, 18, la Agencia Medioambiental Americana, EPA, emitió un informe en el que acusaba a la compañía de manipular las emisiones de esos gases. Un ingeniero advirtió a la empresa de que había una discrepancia entre los datos registrados y los reales, y contactó con la compañía para advertirle. VW calló, y mantuvo su producción, sin corregir esa manipulación. No era un error. Era una estrategia empresarial.

El director general de VW, Martin Winterkorn, reconoció los hechos. Los inversores institucionales han abandonado en masa a la compañía, que ha perdido de 14.000 a 17.000 millones de dólares de cotización en Bolsa. No es ya que la capacidad de venta de la marca se haya resentido, que los inversores huelan las pérdidas y retiren precipitadamente su capital, que la empresa tenga que buscar una estrategia para salir adelante… es que se habla incluso de la desaparición de la marca, algo que hace unos días era sencillamente impensable, y que ahora es sólo improbable.

Lo primero que hay que señalar es que no es la primera empresa que lo hace. Según recuerda el Financial Times, Ford se enfrentó a la misma acusación en 1997. El año pasado fueron condenadas al pago de 100 millones de dólares Kia y Hyundai. ¿Por qué? Porque las Administraciones Públicas imponen una regulación que premia las bajas emisiones y castiga las mayores emisiones. Tiene que haber un control de dichas emisiones, y es en ese control donde las empresas, sistemáticamente, engañan. Es la respuesta lógica, racional, a los incentivos impuestos por los gobiernos, tanto en EEUU como en la Unión Europea. FT señala entonces un incentivo propio, muy español por otro lado, que refuerza la tendencia al engaño: “Todos lo hacen”. Esa idea de “no voy a ser el único idiota que...”, combinada con la sanción moral de la práctica común (eso es la moral, en definitiva), refuerzan que se caiga en ese engaño. Un engaño condenado por los gobiernos, pero fomentado por ellos.

El engaño masivo lo es a la EPA, que es quien lo ha denunciado. Pero lo es, por supuesto, a los consumidores. Y eso es más grave. Lo es, porque las AAPP siguen la siguiente lógica: Pongo unos incentivos para manipular la realidad, la realidad (VW en este caso) manipula los resultados, las AAPP condenan a la industria y se llevan un botín en forma de sanciones. Pero el mercado no funciona así. Los consumidores pierden la confianza en la marca, y optan por otras opciones, en un entorno muy competitivo, y en el que hay muchas opciones alternativas buenas.

Aquí, de nuevo, se ve la diferencia de cómo funcionan las burocracias frente al mercado. EPA puede pedir más medios y exigir más regulaciones en respuesta a lo que, en realidad, es un fracaso de la propia EPA. En el mercado no ocurre así. VW tiene que recuperar el crédito de los consumidores; de otro modo desaparecerá.

Ya ocurrió con Enron. Era la mayor empresa energética del mundo. La auditaba la mayor auditora del mundo, con una enorme diferencia sobre las demás, Arthur Andersen. Enron ha desaparecido. Arthur Andersen ha desaparecido. Y la SEC, que nació para evitar escándalos como el de Enron, no sólo no desapareció sino que se fortaleció con aquél enorme fracaso. El mercado expulsa a los mentirosos, mientras que la actuación pública los fomenta. El mercado expulsa a los fracasados, y las políticas públicas los amparan y refuerzan.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.