www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ELECCIONES CATALANAS

Sí que puede, de Podemos, se estrella en Cataluña

Sí que puede, de Podemos, se estrella en Cataluña

domingo 27 de septiembre de 2015, 23:50h
Pobres, muy pobres resultados de Cataluña Sí que puede, la filial de Podemos, que no ha conseguido colmar las expectativas y se ha quedado con 11 escaños empatada con el PP a un irrelevante cuarto puesto en el parlamento catalán.
La confluencia de izquierdas Cataluña Sí que puede no ha podido seguir la estela de la ola de cambio que se inició con las municipales de mayo, en parte por la polarización del voto entre el sí y el no a la independencia, que ha eclipsado el desembarco de los dirigentes de Podemos -Pablo Iglesias, Iñigo Errejón, Pablo Echenique, e incluso Juan Carlos Monedero en algún acto puntual.

Tan es así que el secretario general de Podemos ha admitido ya que el resultado ha sido "claramente decepcionante". Han conseguido dos escaños menos que ICV, que forma parte de la coalición Cataluña Sí que puede, cuando se presentó en solitario en las últimas elecciones.

Iglesias ha apuntado que habían apostado por escuchar, "por el sentido común y por la responsabilidad de Estado", y se ha comprobado que "no ha funcionado".

Las elevadas expectativas con las que partió la lista de confluencia de izquierdas formada por Podemos, ICV, EUiA y Equo les ha pasado factura y, en cualquier caso, sus constantes apelaciones a movilizar a los votantes del "extrarradio" que habitualmente no participan en las elecciones autonómicas parece que ha hecho salir de sus casas a los partidarios de Ciudadanos.

El cinturón rojo, que Pablo Iglesias quería convertir en "morado", se ha teñido de naranja con tonos rojos de unos socialistas que, pese a perder cuatro diputados, han logrado mantenerse como tercera fuerza parlamentaria.

Si Podemos no ha conseguido aupar a 'Sí que es Pot' ni colocarse en la una buena posición en Cataluña de cara a la próxima carrera electoral de las generales, el candidato Lluís Rabell, un ex líder vecinal curtido en mil batallas sociales, tampoco ha despertado el interés electoral que el 24 de mayo suscitó otra activista, Ada Colau, ahora alcaldesa de Barcelona.

Claro está que Rabell no era una persona tan conocida mediáticamente como Colau, quien, para pesar de la lista de izquierdas, no ha participado en la campaña para mantenerse en su posición institucional.

Sólo hay que consultar los resultados en Nou Barris, que aupó a Ada Colau a la alcaldía de Barcelona y donde hoy ha arrasado Ciudadanos, para ver que Cataluña Sí que puede ha sido la cuarta fuerza más votada, por detrás de Junts pel Sí y el PSC.

Algunos militantes izquierdistas históricos habían soñado antes de la campaña con lograr 25 diputados y superar los más de 500.000 votos que obtuvo el PSUC en las primeras autonómicas de 1980, sobre todo contando con el apoyo del partido de Pablo Iglesias.

Pero al final Cataluña Sí que puede se ha quedado con el 8,9% de los votos, un punto menos de los que obtuvo en 2012.

Le ha perjudicado sin duda la polarización del voto y el que la ciudadanía aceptara que se trataba de unas elecciones plebiscitarias, como propuso Artur Mas, en la que no ha cabido el discurso social, contra los recortes, contra la corrupción y a favor de los servicios sociales de Cataluña Sí que puede.

Algunos analistas han sugerido que la candidatura de Rabell hubiera naufragado aún más de no haber contado con la "caballería" de Pablo Iglesias e Iñigo Errejón, que querían obtener en Cataluña una "pole position" para la carrera de las próximas generales, donde tendrán que competir con el bólido de Ciudadanos pilotado por Albert Rivera.

Una lectura apresurada de los resultados de Cataluña Sí que puede podría resumirse en que se le han escapado los votos del 'no' del cinturón rojo hacia los "naranjitos" de Ciudadanos y los de los independentistas de izquierdas hacia sus "amigos" de la CUP.

Con más detenimiento, posiblemente los politólogos concluirán que los tradicionales votantes del PSUC se han vuelto a dividir, unos hacia el PSC -los que querían un no rotundo a la independencia-, otros a la CUP -los que querían un sí rupturista- y muchos de los que no votan en las autonómicas, la mayoría en barrios obreros, hacia el emergente Ciudadanos.

Con más calma y profundidad, los politólogos tendrán que analizar si la marca Cataluña Sí que puede fue la adecuada, si el candidato estuvo bien escogido, si el discurso fue el oportuno y qué incidencia real ha tenido la fuerza de Podemos.


Ahora, lo que hay que ver es cómo deja de tocada a la formación nacional el descalabro de su marca catalana de cara a las próximas generales. El panorama que se le presenta es totalmente distinto al que adopta Ciudadanos. Las dos "formaciones emergentes" afrontarán de manera bien distinta los comicios de diciembre.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

Foro(s) asociado(s) a esta noticia:

  • Sí que puede, de Podemos, se estrella en Cataluña

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    787 | Pontevedresa - 28/09/2015 @ 18:43:41 (GMT+1)
    Colau no ha participado, pero los catalanes están viendo cómo funciona el partido del Coleta Roja en los ayuntamiento, a la sra. Ocurrencias en Madrid junto con sus ocho concejales de Podemos los twiteros atrabiliarios, al alcalde de Santiago y de la Coruña, la supresión de subvenciones modestas a organizaciones como Red Madre, a la sra. Colau en Barcelona y sus retiradas de bustos del Rey, una llamada a negarles el voto.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.