www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CUMBRE DE PARÍS

195 países, obligados a entenderse por el futuro de la Tierra

viernes 27 de noviembre de 2015, 19:52h
195 países, obligados a entenderse por el futuro de la Tierra
Arranca este lunes en París la Cumbre de Cambio Climático en la que 195 países intentarán llegar a un acuerdo mundial para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y así luchar contra el cambio climático. Pero, ¿cuáles son las claves de esta cumbre, nos estamos jugando el futuro de la humanidad?

Seis años después de la poco efectiva Cumbre de Copenhague, los 195 países que participan desde este lunes en la Cumbre de Cambio Climático de París (COP21) intentarán llegar a un acuerdo mundial –muchos dicen que es la última oportunidad– para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, luchar contra el cambio climático y contener el calentamiento global por debajo de los 2 grados centígrados. ¿Qué hay que decidir en París? ¿Nos estamos jugando el futuro de la humanidad?

El primer compromiso internacional para combatir el Cambio Climático lo suscribieron 38 países que representaban el 30% de las emisiones. Fue en Kioto y supuso un avance muy poco relevante por no decir que prácticamente nulo. Hace seis años la reunión fue en Copenhague y el resultado tampoco resultó satisfactorio. Desde este lunes y hasta e l 11 de diciembre, en París, veremos cómo 175 países, que suponen el 95% de la emisión de gases de efecto invernadero que provoca el calentamiento, ratifican un compromiso, salvo sorpresa.

La UE quiere alcanzar el máximo comprometido mientras otras voces no son tan optimistas. El Gobierno español es optimista y espera que esta cumbre sea un hito para avanzar en la transición hacia una economía baja en carbono, necesaria para nuestro planeta y para nuestra sociedad.

Las claves de la Cumbre de París son:

- El objetivo es acordar un pacto que gestione el proceso mundial de descarbonización para que la temperatura del planeta no supere los peligrosos 2 grados a finales de siglo, así como para colaborar en la adaptación a los impactos que producirá el cambio climático aun cuando no se supere ese límite.

- El acuerdo entraría en vigor en 2020, tiene vocación de perdurar hasta 2050 y sustituiría la segunda fase del Protocolo de Kioto, aunque a diferencia de éste, que sólo incluía a un grupo de países industrializados que representan el 11% de las emisiones, el nuevo acuerdo incluye responsabilidades para todos los países y cubriría casi el 100 % de los gases.

- Los países plantean crear un mecanismo para revisar sus objetivos al alza cada cinco años, de manera que con el tiempo vayan siendo más ambiciosos y se pueda alcanzar el límite de los 2 grados antes de finales de siglo.

- Más allá de los compromisos, la finalidad del pacto es marcar el principio del fin de los combustibles fósiles, enviando un mensaje contundente a los mercados de la apuesta política mundial por una economía baja en carbono.

- Los tres principales puntos de desacuerdo en la negociación son la financiación para mitigación y adaptación al cambio climático en los países más vulnerables.

- Las evidencias del cambio climático se han multiplicado: aumento de temperatura de 1,02 grados desde la época preindustrial, récord histórico de concentración de dióxido de carbono en la atmósfera (400 partes por millón) o el año más cálido de la historia: 2014.

- Aun habiendo acuerdo, París dejará tareas pendientes como la creación de un mercado único de dióxido de carbono; fijar un precio internacional al carbono o concretar planes que den respuesta a fenómenos por venir, independientemente de lo que ocurra, como el de los refugiados climáticos.

Lo que propone España
La ministra de Agricultura y Alimentación, que también lo es de Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, quiere conseguir en París un cambio del modelo productivo por otro que sea revisable permanentemente y jurídicamente vinculante que permita, además, medir la aportación de cada país para que sea verdaderamente efectiva esta reducción en la emisión de gases de efecto invernadero.

Todo con el objetivo, insiste la ministra, de que en 2050 emitamos la mitad de lo que se emitía en los 90, así como la descarbonización total en todo el mundo.

Añade que si importante es que haya objetivos ambiciosos, más importante resultará que ningún país se descuelgue del proceso. Por eso, en París no sólo se va a negociar cuánto se va a reducir la emisión de gases, sino cuánto se va a invertir, los medios financieros que se van a destinar a este fin.

Así, existe un compromiso para movilizar cien mil millones de dólares al año para los países en desarrollo. La UE es el principal contribuyente y, según recordaba la ministra, España ha aportado este año más de 460 millones para la lucha contra el Cambio Climático en los países desarrollados.

Ocasión histórica para un “cambio de rumbo”
José Manuel Moreno, miembro del Panel Intergubernamental de Expertos de Cambio Climático de la ONU (IPCC): “Es realmente la última oportunidad que tenemos de alcanzar un acuerdo mundial que implique a todos los países para empezar a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero”.

Lara Lázaro, experta en cambio climático del Real Instituto Elcano: “Se trata de la primera vez que estamos cerca de lograr un acuerdo de todas las partes en mitigación, adaptación, financiación, transferencia tecnológica y desarrollo de capacidades”.

Juan López de Uralde, portavoz de Equo y Podemos: “La única forma de encarrilar la lucha contra el calentamiento de forma efectiva es a través de un acuerdo internacional justo, ambicioso y vinculante”.

María Teresa de Lara, diputada del PP: “Los países que siempre hablaban pero nunca presentaban propuestas, como Estados Unidos o China, las han presentado, y esto es importante. Todo el mundo es consciente de los efectos que ya está teniendo el cambio climático”.

Gonzalo Sáenz de Miera, director de Prospectiva Energética de Iberdrola: “Es importante que de París salga un acuerdo vinculante, transparente y sobre todo suficiente. Limitar el calentamiento a 2 grados es un objetivo irrenunciable”.

Tatiana Nuño, portavoz de cambio climático de Greenpeace: el acuerdo deberá “indicar el principio del fin de la era de los combustibles fósiles" y dar una señal clara a los inversores de que a partir de ahora, cualquier inversión que produzca actividades contaminantes será de alto riesgo”.

David López, portavoz de Medio Ambiente de Ciudadanos: el acuerdo de París también deberá “fomentar las energías limpias a partir de fuentes renovables, y proteger la biodiversidad”.

David Howell, portavoz de cambio Climático de SEO/BirdLife: “De París saldrán acuerdos insuficientes a nivel internacional”, pero “veremos compromisos sorprendentes y positivos de bloques de países individuales, regiones, ciudades y empresas importantes”.

Papa Francisco: un acuerdo "transformador"
Se pronunció también al respecto el papa Francisco, que quiso advertir de que sería “catastrófico” que en esta cumbre prevalecieran los intereses particulares frente al bien común. El Pontífice teme que se llegue a “manipular la información para proteger sus proyectos”.


Por esto, pide que se llegue a un acuerdo "global y transformador" para aliviar el impacto del cambio climático, luchar contra la pobreza y respetar la dignidad humana: “Estamos ante el gran compromiso político y económico de replantear y corregir las disfunciones y distorsiones del actual modelo de desarrollo”.

Concluye con que las naciones deben evitar caer “en un efecto tranquilizador en las conciencias” y lograr que las instituciones sean “realmente efectivas”. “Ningún país puede actuar al margen de una responsabilidad común. Si realmente queremos un cambio positivo, tenemos que asumir humildemente nuestra interdependencia”, apuntó.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.