www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ARTURO MAS SE TRAGA TODAS LAS VEJACIONES CON TAL DE CONTINUAR PRESIDIENDO LA GENERALIDAD

martes 01 de diciembre de 2015, 12:17h
Le humillan con delectación. Le vejan sin piedad. Le avergüenzan con alevosía. Le ultrajan sin cesar. Le tienen postrado...

Le humillan con delectación. Le vejan sin piedad. Le avergüenzan con alevosía. Le ultrajan sin cesar. Le tienen postrado, genuflexo ante el rebenque de la CUP. Arturo Mas calla como un puta sin reaccionar ante el ultraje permanente. Se arrastra igual que si fuera un gusano.

Está dispuesto a todo, en fin, con tal de continuar presidiendo la Generalidad. Ha fracturado Cataluña. Ha quebrado Convergencia y Unión. Ha liquidado lo que quedaba de la alianza que gobernó la Comunidad durante tres décadas. Ha despilfarrado el dinero público en su obsesión secesionista. La deuda de Cataluña se mueve ya en los 60.000 millones de euros. A Arturo Mas le es todo igual. Está dispuesto a entregarse a los antisis-tema con tal de mantenerse en la poltrona presidencial.

Dirigentes de CUP se han cachondeado de él, al ofrecerle el nombramiento de “comi-sionado internacional”. Es la última vejación. Arturo Mas, que es un cadáver político de cuerpo presente, continúa, sin embargo, negociando. Aseguran los enterados que la oferta de prebendas políticas y económicas a destacados representantes de CUP hacen confiar a Arturo Mas en el tamayazo de los dos votos que necesita.

Cataluña, en fin, está avergonzada. La mayor parte del pueblo catalán cree que Arturo Mas debería mostrar un rasgo final de decencia y marcharse a su casa, al cementerio político que es donde debería ya estar enterrado. La Historia de España no recuerda un caso similar de ambición de poder unida a tanta capacidad para la humillación.

Como a CUP no le convienen nuevas elecciones, porque ahora tiene la llave de la Generalidad y los comicios podrían relegar a los antisistema, Arturo Mas conserva la esperanza de que finalmente podrá mantenerse en su despacho presidencial, aunque sea como florero.