www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LOS MILITARES SE NEGARON A PARTICIPAR EN UN AMAÑO ELECTORAL MASIVO

El Ejército para en seco las maniobras de Maduro

miércoles 09 de diciembre de 2015, 15:30h
El Ejército para en seco las maniobras de Maduro
Ampliar
Tras la dura derrota cosechada en las urnas, Nicolás Maduro ha visto, a su vez, cómo uno de sus principales respaldos, las Fuerzas Armadas, también le daban la espalda. Según varias fuentes, el ministro de Defensa, Vladimir Padrino, se negó a que los militares participaran en un amaño masivo para no ser partícipes de lo que a buen seguro habría acabado en un baño de sangre.

Después del de Nicolás Maduro, el nombre que más ha sonado en los medios de comunicación de todo el mundo tras los comicios parlamentarios de Venezuela del pasado domingo ha sido el de Vladimir Padrino López, el ministro de Defensa del régimen bolivariano.

Según numerosas fuentes tanto dentro como fuera de las Fuerzas Armadas del país, su máximo responsable se habría enfrentado al líder bolivariano y al presidente del Parlamento, Diosdado Cabello, tanto antes como después de los comicios al negarse a participar en un amaño masivo que salvara la papeleta de un Ejecutivo sabedor de su derrota desde semanas antes de abrirse los colegios.

Al parecer, pocos días antes de las elecciones, Maduro, Cabello, Padrino y otros altos dirigentes del régimen se reunieron en la Academia militar de Fuerte Tiuna, ubicada al sur de Caracas, para planear la anulación de los comicios y la convocatoria de otros que resultaran favorecedores al chavismo.

Para sorpresa de muchos de los asistentes, el ministro de defensa se negó en rotundo a involucrar a los militares en esta operación acogiéndose a la legislación vigente y respaldado por las encuestas que las Fuerzas Armadas habría hecho entre sus propios miembros con unos resultados muy similares a los de las parlamentarias: 35 puntos de diferencia entre oficialistas y opositores.

Tal y como publica el diario El NuevoHerald, afincado en Estados Unidos, un furioso Cabello no entendía cómo Padrino se negaba a cooperar en lo que a buen seguro hubiese supuesto una ola de violencia extrema por todo el país. En este sentido, el padre de Leopoldo López, el líder opositor encarcelado por Maduro, declaraba estos días que "sólo Padrino ha salvado a Venezuela de un derramamiento de sangre", unas afirmaciones muy similares a las que señalan que el militar no quería ser el responsable de los muertos que pudieran producirse.

En el puesto de máximo responsable de la Defensa venezolana desde el año pasado y militar fiel al difunto Hugo Chávez, al lado del cual se posicionó en el golpe de estado de 2002, ha sorprendido, dentro y fuera del país, a muchos el papel que ha ejercido Padrino en estos comicios.

Ya cuando el régimen demoraba la publicación de los resultados electorales en la noche del domingo a pesar de contar con un sistema electrónico de votación, el responsable militar compareció ante el país por propia voluntad para felicitar al pueblo por su participación en los comicios. "Hay que reconocerlo, nosotros felicitamos el comportamiento del todo el pueblo de Venezuela", sostuvo Padrino. Un gesto que muchos interpretaron como el gesto definitivo de que las Fuerzas Armadas no se plegarían a los deseos del régimen chavista y se posicionaba de parte de sus compatriotas.

Gracias a la negativa a cooperar de Padrino, que acudió a votar como el 75 por ciento de los electores venezolanos, con el régimen en el amaño de sangre, no sólo se logró evitar el estallido de la violencia, sino que el pueblo venezolano ha podido expresarse libremente y de manera rotunda.

La Mesa de Unidad Democrática (MUD), una coalición de fuerzas opositoras unidas frente al chavismo, ha logrado obtener 112 de los 167 escaños de la Asamblea Nacional, un resultado histórico que le permitiría restringir los poderes de Maduro, hasta ahora casi absolutos, y comenzar un periodo de transición política que facilite el levantamiento de un régimen libre y democrático en el país que desmantele de forma definitiva el chavismo.

Queda por ver cómo afrontará Maduro esta nueva etapa en minoría. Si bien en su comparecencia tras hacerse públicos los resultados aceptaba los resultados y tendía la mano al diálogo, en las últimas horas ha endurecido su discurso y promete batalla si la oposición inicia un proceso revocatoria o intenta aprobar una amnistía de presos políticos.

Unas Fuerzas Armadas notables

Venezuela cuenta con una importante estructura militar. Sus Fuerzas Armadas están compuestas por unos 120.000 efectivos entre tropas regulares y milicianos, un número que se incrementa hasta los 350.000 de sumarse todo el personal accesorio dividido en cinco ramas: Ejército, la Armada, la Aviación Militar, la Guardia Nacional y la Milicia.

Además, cuenta con más de un millón de reservistas y, hasta el momento, el Gobierno de Nicolás Maduro tenía la intención de duplicar ese número a lo largo de los próximos años.

Las tensiones vecinales con Colombia y la presencia de guerrillas y cárteles de la droga en las zonas menos accesibles del país han sido la excusa perfecta utilizada por el régimen para que el poder de los militares creciera en las últimas dos décadas hasta ser parte del organigrama ejecutivo del estado, muy palpable en la retórica belicista utilizada por el Ejecutivo chavista.

En cuanto al equipamiento, la web Global Firepower sostiene que Venezuela cuenta con casi 300 tanques, otros tantos blindados, seis fragatas, dos submarinos, medio millar de aviones y un centenar de helicópteros.

Esto sitúa a las Fuerzas Armadas del país latinoamericano en el puesto 63 de 126 de su ranking, que tiene en cuenta hasta 50 factores diferentes.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)

+
0 comentarios