www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CRÓNICA ECONÓMICA

Rajoy cambia pensión por IRPF

viernes 11 de diciembre de 2015, 22:39h
Mariano Rajoy tiene más experiencia de primera mano sobre cómo se organiza una campaña electoral que cualquier otro político en activo. Él se ha guardado al menos un as en la manga durante la campaña, y deja entrever que no es la última. Las últimas propuestas de Rajoy sobre el IRPF, ¿tienen sentido económico? ¿Tienen sentido electoral, también?
Recojamos, para empezar, cuáles son esas propuestas. La que más ha llamado la atención es la que se refiere a los jubilados. Mariano Rajoy ha dicho que propone una exención del IRPF para las personas que estén en edad de jubilarse, pero decidan seguir trabajando. Esta propuesta tiene el siguiente sentido económico: El Estado se ahorraría las pensiones que dejase de pagar durante ese tiempo. Lo que más ahorra al Estado el pago de las pensiones es el retraso en el pago y ese sería precisamente el efecto. Además, puesto que normalmente esa decisión de prolongar la vida laboral no sería por poco tiempo, ese ahorro puede ser importante.

Por otro lado, la medida tiene un coste para el Estado: el IRPF que se deja de percibir. ¿Sería muy alto ese coste? Hay que comparar lo que ese trabajador deja de aportar por IRPF no con lo que pagaría de su renta si siguiese trabajando, sino con lo que contribuiría con su pensión. Dado que la pensión es menor que el sueldo a esa edad, lo que el Estado deja de percibir no es muy alto.

A esa pérdida de ingresos por el Estado hay que restarle dos consideraciones. Por un lado, que la propuesta de Rajoy tiene cierta trampa: el trabajador no quedaría totalmente exento del IRPF, sino que sólo lo estaría por una cantidad, por encima de la cual tendría que contribuir al fisco. Y, por otro, el trabajador seguiría contribuyendo al sistema de la Seguridad Social.

De modo que, con esta propuesta, el Estado 1) se ahorra una pensión e ingresa más dinero en la Seguridad Social por las cotizaciones añadidas, 2) deja de percibir el IRPF que se corresponda con la pensión, pero en función del sueldo del jubilado y del mínimo exento que fijase el gobierno, esa contribución compensaría, en una cantidad menor, igual o incluso superior, esa pérdida.

¿Qué es lo que explica que el balance fiscal de esta medida pudiera ser positivo? Porque la principal diferencia es el cambio de situación de ocioso a trabajador. Hace una contribución a la producción que no tendría lugar si no trabaja, y de esa nueva renta se benefician él y el Estado.

También le ha prometido una exención a los trabajadores durante su primer año de trabajo. Esta medida sí supondría una pérdida de ingresos por parte del Estado, si bien los sueldos de entrada en el mercado laboral son bajos, y algunos tampoco tributan por IRPF. Lo más interesante de esta medida es que para estos nuevos trabajadores les será fácil comprobar la voracidad fiscal del Estado.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.