www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

¿IGUAL QUE EN EL 2011?

sábado 12 de diciembre de 2015, 17:57h
Se atusó el bigote ralo, requirió su móvil, miró al soslayo y al mejor estilo cervantino me dijo...

Multiplicado por las redes sociales, reproducimos a continuación el artículo de Luis María Anson publicado en el diario El Mundo.

“Se atusó el bigote ralo, requirió su móvil, miró al soslayo y al mejor estilo cervantino me dijo:

-Rajoy no ganó las elecciones de 2011. Las perdió Zapatero. En representación del centro derecha, Mariano alcanzó el 44,6% de los votos y 186 escaños. La encuesta más seria entre las que se han hecho públicas, la del CIS, otorga ahora a la suma del PP y Ciudadanos el 47% de los votos y un promedio de 188 escaños. Es cierto que en la geografía política irrumpen dos nuevos partidos pero lo que importa para la estabilidad de un país es el factor ideológico y en España está consolidada la opción de centro derecha.

Disfrutábamos del almuerzo de Paco Roncero y mi interlocutor, un destacado hombre del PP, especialmente sagaz, me hablaba sin tapujos.

-La mayoría del pueblo español -prosiguió- se encuentra en el centro derecha que, en 2011, estaba representado por un solo partido. Ahora es necesario contar con dos.

-¿Descartas -pregunté- la posible alianza de Ciudadanos con el PSOE?

-En absoluto. Basta mirar Andalucía para comprender que no es una especulación. Aún más, tú has escrito, con toda razón, que a un sector cualificado del dinero español le gustaría la fórmula andaluza a escala nacional. También a Estados Unidos. El mantenimiento de la estabilidad de España exige un Partido Socialista moderado que represente al centro izquierda. Si no hacemos nada para evitar que el PSOE se radicalice, se emborrascará la situación española con un alarmante Tsipras en el horizonte.

-¿Entonces?

-Mira, querido Anson, el problema es que Pedro Sánchez no da la talla y si de verdad se queda en 84 escaños entonces es imposible articular una mayoría con Ciudadanos.

-¿Y si Rivera sobrepasa a Sánchez y se convierte en la segunda opción?

-Sería muy difícil que los viejos políticos puedan impedir que se convierta en presidente del Gobierno con un cambio real, no ideológico, sino generacional. Tal vez ese sea el deseo profundo del pueblo español: la regeneración democrática con un líder joven que satisfaga a las nuevas generaciones.

-¿Y Mariano Rajoy?

-Albert Rivera ha entendido muy bien que a una parte considerable de los electores del PP les importa más la unidad de España que el bienestar económico. Y frente a la cachaza de Mariano para enfrentarse con el desafío secesionista catalán, frente a su desidia, él se ha presentado como el alfil de la unidad de España. Rajoy ha tardado demasiado en reaccionar y, aunque a partir de septiembre lo ha hecho bien, el trasvase de votos populares a Ciudadanos es un hecho que las encuestas reflejan. Si Mariano supera los 135 escaños se mantendrá en el poder. Si, aunque gane, se queda en los 120, Rivera exigirá que se marche a su casa.

-Te veo, mi querido amigo, muy seguro en todo lo que dices en esta época de incertidumbre y veladuras.

-Porque el juego de los partidos, la aparición de unos y la desaparición de otros, todo eso es peccata minuta. Lo que importa, el factor ideológico, no se ha modificado. España es un país mayoritariamente de centro derecha y la alternativa, un poco comprometida hoy, se mantiene en el centro izquierda”.