www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Golpe de Estado judicial de Maduro

sábado 26 de diciembre de 2015, 08:36h
Por si cabía alguna duda, cada día está más claro que el chavismo no está dispuesto a aceptar los resultados de las últimas elecciones legislativas en las que el pueblo venezolano se pronunció de manera clara y contundente contra un régimen autoritario que ha arrastrado al país a la ruina. Nicolás Maduro, tras los comicios, dijo que asumía el veredicto de las urnas, pero, muy presumiblemente, lo hizo instado por una buena parte del Ejército que no le permitió consumar el pucherazo que sin duda tenía en mente si se cumplían -y se cumplieron con creces- los pronósticos adversos. Pero es obvio que, a juzgar por todos los pasos que está dando, esa declaración fue papel mojado.

Hasta el 5 de enero en el que se formará la nueva Asamblea Nacional dominada por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que consiguió un masivo respaldo ciudadano, Maduro está moviendo fichas para de una forma u otra desvirtuar los comicios y, sea como sea, debilitar a la oposición y continuar manteniendo el control. De ahí que esté atacando en varios frentes.

Después de amenazar con impugnar las elecciones bajo el pretexto de los votos nulos, Maduro ha dirigido su artillería al poder judicial, un ámbito que ha ido convirtiendo en prácticamente una sucursal del palacio de Miraflores, como pudo verse en el bochornoso y sangrante caso del líder opositor Leopoldo López sometido a un juicio farsa. Pero para asegurarse aún más, si cabe, la pulverización de la separación de poderes realizada por el chavismo, se convocó de manera irregular a la Asamblea Nacional, todavía en manos del lugarteniente de Maduro, Diosdado Cabello, para nombrar de forma exprés a 13 magistrados principales y 21 suplentes del Tribunal Supremo, algo que la oposición ha calificado de “inconstitucional”, de auténtico “golpe de Estado judicial”.

La aplastante victoria de la oposición ha hecho concebir esperanzas de que el aire fresco de la libertad penetraría por fin por el castigado país caribeño. Pero la reacción del chavismo está siendo cada vez más inquietante, por sus hechos y sus palabras, ya sin la careta de que aceptaba el resultado. Así, Diosdado Cabello, aún presidente de la Asamblea Nacional, ha advertido, precisamente después de la maniobra del nombramiento de magistrados afines, que “la confrontación” es inevitable. Y ya sabemos de todo lo que ha sido capaz el chavismo en sus diecisiete años en el poder.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.