www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

PABLO IGLESIAS VUELVE A MARCAR LAS LÍNEAS ROJAS A PEDRO SÁNCHEZ PARA PACTAR

Podemos presiona al PSOE con el referéndum y la Mesa del Congreso

Elena G. Antón
x
elenagarciaelimparciales/12/5/12/24
viernes 08 de enero de 2016, 10:52h
Podemos presiona al PSOE con el referéndum y la Mesa del Congreso
La consulta catalana sigue suponiendo el mayor escollo en la negociación entre podemitas y socialistas. Unos no renuncian y otros insisten en que, en ese sentido, no pueden ceder. Pero necesitan a la formación morada para su deseado frente popular. Los de Iglesias añaden la Mesa del Congreso como elemento de presión.

Pedro Sánchez quiere, a toda costa, un pacto del frente popular -del ampliado, por necesidad, que incluye también a fuerzas como PNV o Democracia y Libertad-. Pablo Iglesias, con su número de escaños, se sabe imprescindible para las aspiraciones de Sánchez, y juega con ello en beneficio de las suyas propias.

Está el mayor escollo en esta negociación, el referéndum de Cataluña. De hecho, si no fuese por ese punto, es probable que ambas fuerzas ya hubiesen llegado a un acuerdo. Pero la mitad del PSOE se comería a Pedro Sánchez si cediese ante esta exigencia, y muchos de sus votantes jalearían la deglución. Pero Pablo Iglesias, mostrando sus escaños por debajo de la falda, sigue presionando con este asunto. Si es o esto o nada, quizá terminen cediendo al 'esto'.

Iñigo Errejón aseguraba este jueves, sobre la posible renuncia de Podemos a la consulta soberanista para permitir el pacto de izquierdas, que "se puede hablar de todo con todos y no es necesario estar de acuerdo como condición previa". A lo que añadió que “ni por activa ni por pasiva” dejarán gobernar al PP. Un mensaje ambiguo que abre la puerta a esa renuncia que, sin embargo, nunca se plantea sobre las mesas como una posibilidad real. Se desetiqueta, se cambia de nombre, pero siempre el referéndum –y su carácter innegociable- termina implícito en el discurso de Iglesias.

Además la línea roja ha acotado ahora su territorio de presión y se está ciñendo a apretar justo en el corazón del asunto. Aprovechando que el Partido Socialista catalán enarboló en su día la defensa del derecho a decidir, el grupo catalán de los de Iglesias, En Común Podemos, está presionando directamente a los socialistas catalanes para sumarles a su causa y que, desde el PSC, también se presione a Ferraz para que se acepte la condición podemita.

La mesa del Congreso

Además del referéndum, ahora también conseguir sus aspiraciones en la Mesa del Congreso es una prioridad para Podemos y un elemento más con el que buscar la complicidad del PSOE, con el pacto de izquierdas colgando de la zanahoria al final del palo.

La formación de Iglesias se comprometió con sus ‘fuerzas hermanas’ a que los grupos de Cataluña, Galicia y Valencia tendrían su propio grupo parlamentario. Bajo la justificación de que debe ser así como reflejo de la plurinacionalidad del país, Podemos lo ha marcado como exigencia ante la constitución de la Mesa y este jueves, a través de una reunión entre Carolina Bescansa y Antonio Hernando, así se lo hizo llegar al PSOE, pidiendo su apoyo en este sentido.

Sin embargo, claudicar con esta exigencia trasciende el estar o no de acuerdo, ya que es algo que, a priori, va contra el propio reglamento de la Cámara, que establece que miembros de un mismo partido no pueden conformar distintos grupos en el Parlamento. Algo que, precisamente, se estableció para evitar la fragmentación de la Cámara en función de las autonomías y, al mismo tiempo, un partido no pueda obtener más beneficios por ello. Y es que a través de los cuatro grupos, Podemos obtendría mayores subvenciones y mayor cupo para presentar iniciativas, entre otros.

Pero en su certeza de saberse necesarios para ese posible pacto de izquierdas que impida la repetición del Gobierno popular, Podemos no cesará en su –legítimo- intento de alcanzar todas sus aspiraciones.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios