www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CRÓNICA ECONÓMICA

¿Es la caída del crudo mala para la economía?

domingo 17 de enero de 2016, 15:47h
¿Es la caída del crudo mala para la economía?
Ampliar
Los lectores de periódicos han de estar atónitos... Por José Carlos Rodríguez

Los lectores de periódicos han de estar atónitos ante los titulares que hablan de la evolución de las Bolsas. El Ibex 35 está teniendo el peor inicio de año de su historia. Y los periódicos señalan a dos causas: China y el petróleo. Lo de China es comprensible: Una gran economía que ha aportado gran parte del crecimiento mundial en los últimos años, ahora se desacelera a ojos vista. Pero ¿porqué la caída de los precios del petróleo es negativa? ¿Por qué es alarmante, más para un país consumidor y no productor como el nuestro?

Por desgracia, no es fácil encontrar en la prensa encontrar una explicación de esta contradicción. Aquí lo vamos a intentar, con todo el cuidado y la precaución necesarios. Los dos fenómenos, la desaceleración de las economías emergentes y el descenso del crudo, son síntomas de la misma causa, y que es ésta a la que tenemos que mirar.

El gran boom de los años 2000 fue causado por la acción concertada de los bancos centrales, que facilitaron la expansión del crédito a ritmos muy altos, año a año. Hasta que, en 2007, el sistema económico mostró los desequilibrios que había acumulado, y desencadenó el período de corrección que llamamos crisis económica. La reacción de los bancos centrales fue más dosis del mismo veneno: dinero fácil en forma de expansión monetaria, monetización de la deuda, y bajos tipos de interés. Esta política, como ha denunciado el Banco de Pagos Internacionales (Bank of International Settlements) y hemos recogido aquí, ha frenado la verdadera recuperación, y añade nuevos riesgos para el futuro. Pero esa recuperación ha llegado.

Con ella, también se ha producido un cambio en la política de la Reserva Federal, largamente anunciada: la corrección del “quantitative easing”, y la subida de tipos de interés. Durante la crisis, gran parte de las facilidades del crédito en dólares, impresas por la Fed, se absorbieron por los mercados emergentes, ya que los Estados Unidos no lo hacían. Y crecían mientras que los países desarrollados se embarcaban en la peor crisis desde la Gran Depresión. Ahora ocurre lo contrario. La economía estadounidense se recupera, como se puede ver en la evolución del PIB y, sobre todo, en el empleo. La Fed reacciona subiendo los tipos de interés y conteniendo la expansión monetaria, y son las economías emergentes las que más lo notan, con un evidente enfriamiento de sus economías.

Algo parecido ocurre con el crudo. Estas crónicas comenzaron cuando el barril estaba por encima de los 100 dólares, y se mantuvo así hasta el final del verano de 2014. En ese tiempo se decía que había llegado el fin de la era del petróleo barato, y tuvimos que explicar que no sería así. Y no lo ha sido. En parte por la oferta. Unos precios altos del petróleo favorecieron la inversión en nuevos métodos para extractarlo, éstos aparecieron (el fracking), y la oferta ha subido consistentemente. El aumento de la oferta por parte de Estados Unidos y otros no ha empujado a los productores tradicionales a restringir la suya. Prefieren hundir el precio y mantener la cuota. Pero la oferta es sólo una parte de la ecuación; la otra es la demanda. Y la política monetaria de los EEUU favorece que ésta se contraiga, por su influencia en los países emergentes, y en particular en China.

Luego la caída del crudo tiene sus propias causas, pero parte de las mismas son las que explican la caída de las bolsas. No es que la caída del petróleo hunda las bolsas, sino que es síntoma de que un área que ha aportado mucho crecimiento en los últimos años se está desacelerando. La perspectiva de Natixis es distinta: Los países productores reducen su consumo, y los consumidores no lo aumentan, sino que lo ahorran. Y eso, a corto plazo, detrae crecimiento, según consideran.

Es más, el aumento de la oferta de energía supone una importante contribución al crecimiento. Y, por otro lado, las fuerzas del mercado están corrigiendo el exceso de oferta: JP Morgan y otras compañías retiran petróleo del mercado, a la espera de que los precios suban en un futuro, y respondan con su propia oferta.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(1)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.