www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CRÓNICA ECONÓMICA

España no es líder en desigualdad

lunes 25 de enero de 2016, 19:13h
España no es líder en desigualdad
Ampliar
Confundir renta y riqueza es un error muy común.

La desigualdad es un fenómeno complejo, pero se puede hablar de ella en términos tan sencillos y está tan abierto a la manipulación política, que cualquier debate al respecto está muy contaminado, y es difícil arrojar luz sobre tanto escombro.

Intermon Oxfam ha publicado recientemente un informe que trata precisamente sobre esta cuestión. En realidad es el mismo informe de todos los años, con datos actualizados. Esta forma de proceder es interesante, porque permite las comparaciones año a año. El problema es que el informe tiene graves errores metodológicos, y la propia institución está más preocupada por la efectividad de su mensaje que con el reflejo de la realidad.

Entre los errores más espectaculares está la mezcla entre ingresos y patrimonio. Confundir renta y riqueza sólo está al alcance de personas muy ignorantes en materia económica, lo cual obliga a plantearse si, más que un error, es una estrategia para acercarse al titular. Por otro lado, afirma que la pobreza está aumentando en los últimos años, lo cual choca con una miríada de datos que van en el sentido contrario. El Banco Mundial, entre otras instituciones, aprecia justo lo contrario. El porcentaje de la población mundial que vivía con 1,9 dólares al día en 1981 era del 44 por ciento. En 1999, ese porcentaje había caído al 29 por ciento, y en 2015 es ya del 10 por ciento. Otros datos fuertemente relacionados con la pobreza, como el hambre o la esperanza de vida, refuerzan esta impresión. Intermon Oxfam recoge en su informe que el crecimiento de Asia ha sacado de la pobreza a millones de personas, y al mismo tiempo que "la riqueza en manos de la mitad más pobre de la población se redujo en más de un billón de dólares entre 2010 y 2015, un desplome del 41 por ciento" (página 2).

El capítulo sobre España señala, de nuevo confunden renta y riqueza, al poner un gráfico sobre la concentración de ésta para ilustrar que “desde el año 2007 la brecha en el nivel de ingresos se ha disparado en los hogares españoles”. Esa mezcla no les impide afirmar que España “es el país de la OCDE en el que más ha crecido la desigualdad desde el inicio de la crisis, tan sólo por detrás de Chipre”. Se basa en la evolución del índice Gini, elaborado por Eurostat. ¿Es realmente así?

El Instituto Juan de Mariana (IJM) ha elaborado un informe que también trata la desigualdad en nuestro país. La principal conclusión choca frontalmente con lo que dice Intermón Oxfam: “España es uno de los países con una distribución de la renta más igualitaria en términos comparados”. ¿Cómo es posible esa visión tan distinta? Vamos a intentar explicarlo.

Por un lado, tal como me enseñó el catedrático de Economía Jesús Ruiz-Huerta, experto en desigualdad económica, el fenómeno es muy complejo. Y para acercarse a la realidad subyacente conviene recabar distintos tipos de datos. Esto es lo que hace el informe del IJM. Para empezar, distinguen entre renta y riqueza, y las desigualdades de una y otra, y consideran también la que está asociada al consumo. Este último indicador es, seguramente, el más descriptivo de las diferencias en los niveles de vida de una sociedad.

La desigualdad de la riqueza suele ser muy alta, en parte porque no se contabiliza el capital humano, en parte porque las personas de mayor edad tienen más riqueza, la que acumulan con los años, y en parte también porque los empresarios que tienen éxito construyen un patrimonio importante, frente a quienes sólo se valen del ahorro de su renta procedente del trabajo, o frente a quienes fracasan empresarialmente.

Los autores del informe, Ignacio Moncada y Juan Ramón Rallo, critican también la renta como indicador del bienestar. El consumo es la satisfacción directa de las necesidades, y dos personas podrían consumir lo mismo con distintas rentas, si la de mayores ingresos destina también una mayor proporción al ahorro. Ahora bien, como también señalan los autores, “sin renta es imposible consumir, pero sí es posible disfrutar de renta que no se consume, sino que se convierte en riqueza”.

Pero “si todos los individuos de una sociedad disfrutaran siempre del mismo nivel de consumo, estaríamos ante una sociedad a efectos prácticos muy igualitaria”. Y “la lógica de un Estado de Bienestar” no es tanto la transferencia de renta como de “bienes y servicios para su uso y disfrute (sanidad, educación, comida o vivienda gratuitas)”.

El informe, que sólo por lo expuesto muestra prestar más atención a la realidad que Intermón Oxfam, no se contenta con discriminar estos tres tipos de desigualdades. También presta atención a un factor fundamental: la movilidad social.

Una vez expuestos los caminos para acercarse a la realidad, ¿cuál es esta? Por lo que se refiere a la de riqueza, “España es uno de los países con menor desigualdad” en Europa. El motivo es que aquí, a diferencia de lo que ocurre en otros países, predomina la propiedad sobre la vivienda. En el lado opuesto, con una mayor desigualdad, están Dinamarca y Suecia. Dos países que son modelo para Intermón Oxfam.

Los medios se suelen referir a las deesigualdades en la renta, no en la riqueza. Si nos fijamos en el índice Gini (un indicador muy comúnmente usado para medir la desigualdad), nuestro país está entre los primeros en desigualdad. Ocurre igual si lo que medimos son las veces que la renta del 20 por ciento que más genera supera al 20 por ciento que menos genera. En España, esa relación es de 6,3 veces, mientras que en Holanda o Finlandia son 3,6 veces. Pero hay un problema con la interpretación de estos datos, y es que no tienen en cuenta el gran porcentaje de familias que son dueñas de sus casas. La renta que obtienen de ellas, que es el servicio que les proporciona vivir en ellas, no se contabiliza porque no hay un intercambio de ese servicio por dinero. Si se tiene en cuenta el alquiler imputado, resulta que la desigualdad de rentas en España “se ubica a niveles bastante más medios” en comparación con el resto de Europa. Si además se incluye el valor de los bienes en especie que provee el Estado (sanidad, educación…), resulta que la desigualdad de rentas de España está en un terreno medio en Europa.

Por lo que se refiere al consumo, la franja del 20 por ciento más alto consumió 3,3 veces el valor de lo consumido por el 20 por ciento más bajo. Aquí España está por debajo de la media europea, no por encima. Si recurrimos al índice Gini del consumo, resulta que es uno de los más bajos de Europa.

Para apreciar la movilidad social, el informe recoge otro, realizado en 2007 por Anna Cristina d'Addio que hace referencia a la medida en la que las desigualdades de los padres se transmiten a los hijos. Esa medida es del 32 por ciento en el caso de España, lo que nos sitúa en una situación media en Europa, entre países como Suecia (27 por ciento) y el Reino Unido (50 por ciento). Desde estas crónicas le hemos dado importancia a la movilización social. En dos ocasiones hemos recogido datos que muestran que la desigualdad de rentas es, en gran medida, una desigualdad de edad.

El informe concluye con unas consideraciones que desbordan el motivo de esta crónica. Lo que nos ocupa es que, desde cualquier punto de vista, y tal como muestra el informe del IJM, no es cierto que la desigualdad en España sea muy superior a la de otros países europeos, o desarrollados.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (5)    No(2)

Foro(s) asociado(s) a esta noticia:

  • España no es líder en desigualdad

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    1635 | luis maria bianchi - 25/01/2016 @ 22:29:37 (GMT+1)
    Juegos de palabras para distraer, la realidad es que debemos el 100% del PIB (un billón de euros) y nunca los podremos pagar

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.