www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

POESÍA

Carlos Germán Belli: Entre cielo y suelo

domingo 28 de febrero de 2016, 16:29h
Carlos Germán Belli: Entre cielo y suelo

Point de Lunettes. (Col. Los abisos de Point; 1). Sevilla. 2016. 64 págs. 10 €.

Por Francisco José Cruz

Entre cielo y suelo es la última entrega hasta la fecha de este simpar poeta cuasi nonagenario que es Carlos Germán Belli, cuya dilatadísima trayectoria creadora, siempre fiel a su denodada búsqueda del reino interior, no conoce altibajos, cosa rara en el mundo artístico.

Bajo este título -que resume en sus diversas dimensiones la esencial dicotomía de la existencia humana y, además, es un verso recurrente, como algunos otros, de la obra de Belli- se recogen veinte composiciones de muy parecida extensión e idéntica estructura, donde los temas más entrañables al maestro peruano reaparecen con su habitual vigor, gracias al pleno dominio de su arcaizante e inimitable retórica, la cual los hace del todo convincentes y propicia la fe del poeta, tal una imprescindible medicina, en los efectos benéficos de la poesía en su doble y complementario ejercicio de la escritura y la lectura, ya «que leer y escribir nos iluminan / de la cuna a la tumba por entero», «y así restaurar el desgaste vil» causado por los inmisericordes estragos del tiempo. De este modo, en «Tiziano y Chagall pintando cuando viejos», Belli encomia la actividad creativa de ambos pintores en su ancianidad e implícitamente se reconoce en ellos, puesto «que no obstante los años transcurridos / la juventud maquinalmente torna / por la eternidad de las bellas artes». En este sentido, la obra de madurez de Carlos Germán Belli, al mostrarnos la cara plácida de la vejez, corrige, al menos en parte, la visión negativa que nos da de ella nuestra tradición poética, con especial hincapié en la corriente barroca, tan nutricia, sin embargo, para nuestro poeta en tantos aspectos.

Mediante la fuerza evocadora de la poesía, Belli se siente acompañado de sus familiares y amigos ya muertos, y en virtud del predominio de lo espiritual sobre lo material, recobra las amadas presencias del padre o de la madre, identificando sus oficios profesionales con sus valores éticos. La segunda persona del presente del indicativo concede a dichas evocaciones una emocionante e ilusoria realidad. Por consiguiente, amén de un reconfortante consuelo, la poesía para Belli es también el gozoso medio de asomarse al más allá -donde los suyos lo esperan- a través de «todo un largo camino de palabras / desde el terrenal mundo acá creado / a los astros de la celeste bóveda». Muy lejos estamos ya de aquel deseo del joven Belli -expresado, por ejemplo en «Segregación nº 1»- de ocultarse bajo la tierra por un demoledor sentimiento de fracaso. Hace ya décadas que el Hada Cibernética recompensa con creces sus viejas aspiraciones de plenitud y Entre cielo y suelo señala la condición del hombre -perecedera y trascendente a la vez- en pos de la vida intemporal.

Este estado de vigilante esperanza en que se sostiene el libro, excepto dos o tres piezas inspiradas por el retroactivo dolor de velados remordimientos, lo refrenda un férreo equilibrio estrófico. Todos los poemas están construidos en estancias de corte petrarquesco, que oscilan entre once y trece versos, donde la monotonía del endecasílabo es aliviada por esporádicos acentos antirrítmicos y por dos heptasílabos en cada estrofa, uno situado siempre en la séptima línea y otro, a veces en la novena y a veces en la décima. Este esquema formal no es nuevo en Belli, aunque sí el hecho de que lo mantenga durante un libro completo y que todas las composiciones -salvo «En el espacio y tiempo ilimitados», la más larga- posean tres estrofas (sin contar el envío final de algunas canciones), como si nuestro poeta quisiera ajustarse al clásico desarrollo de planteamiento, nudo y desenlace, propio de una exposición ordenada. De este modo, Carlos Germán Belli, como consumado alquimista de aleaciones verbales, reproduce el pensamiento de Paracelso, alquimista de la materia, también en pos de una vida intemporal, para quien «todo lo que el hombre hace o ejecuta […] tiene que tener su simetría».

En este mismo suplemento se ha dado cuenta de Los dioses domésticos y otras páginas, y de Estos que son aquí...Antología.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (6)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.