www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

EL VIAJE DE OBAMA SE CUELA EN LAS PRIMARIAS

Trump: "Raúl Castro ni siquiera estaba allí para recibir a Obama. No hay respeto"

EL IMPARCIAL/Efe
lunes 21 de marzo de 2016, 09:25h
Trump: 'Raúl Castro ni siquiera estaba allí para recibir a Obama. No hay respeto'
Los candidatos republicanos a la Casa Blanca Donald Trump y Ted Cruz, este último de padre cubano, han criticado este domingo el viaje de Barack Obama a La Habana, con el que el presidente estadounidense pretende afianzar el deshielo de las relaciones diplomáticas entre ambos países antes de abandonar la presidencia a finales de año.
El histórico viaje de Barack Obama a Cuba se ha colado irremediablemente en la campaña de los candidatos a la casa blanca en mitad del proceso de primarias estadounidenses. El precandidato republicano a la Presidencia de EE.UU. Donald Trump consideró este domingo una falta de respeto que el presidente de Cuba, Raúl Castro, no haya recibido a su homólogo estadounidense, en el aeropuerto de La Habana a su llegada a la isla.

"¡Guau! El presidente Obama acaba de aterrizar en Cuba, una gran cosa, y Raúl Castro ni siquiera estaba allí para recibirle. Recibió al papa y a otros. No hay respeto", escribió el magnate en su activa cuenta en la red social Twitter.



El Air Force One, el avión presidencial estadounidense donde Obama viajó acompañado de su esposa Michelle, sus hijas Malia y Sasha y su suegra Marian Robinson, aterrizó en el Aeropuerto Internacional de La Habana sobre las 16.20 hora local (20.20 GMT). Recibió al mandatario el canciller cubano, Bruno Rodríguez, acompañado de la directora para América del Norte del Ministerio de Exteriores, Josefina Vidal; el embajador de Cuba en EE.UU., José Ramón Cabañas; y el encargado de negocios de la Embajada de EE.UU. en la isla, Jeffrey DeLaurentis.

En un debate de campaña reciente, Trump dijo que no está "de acuerdo con el presidente Obama" sobre la política hacia Cuba, pero se encuentra "a medio camino" entre la posición del mandatario y el rechazo absoluto de sus rivales republicanos. "Creo que tiene que haber algo (que cambie la relación con Cuba). Después de 50 años, ya ha llegado la hora, amigos", sostuvo entonces Trump. El magnate defendió que hace falta "un acuerdo mucho mejor" que el que se alcanzó en julio pasado para restablecer las relaciones diplomáticas y avanzó que, si llega a la Casa Blanca, probablemente cerrará la embajada estadounidense en La Habana hasta que logre un nuevo pacto con Cuba.

Cruz: "Un espectáculo de mal gusto"

También el rival de Trump por la candidatura republicana a la Casa Blanca, Ted Cruz consideró que el viaje de Obama a Cuba es "un espectáculo de mal gusto" que "enriquece y da poder a la dictadura" de la isla. El senador por Texas, de padre cubano, sostiene en un artículo de opinión publicado hoy por el diario Politico que tiene "unas palabras para los cubanos que contemplen el espectáculo de mal gusto en La Habana este fin de semana: Estados Unidos no los ha olvidado".

"Yo soy el hijo de un cubano que fue golpeado y torturado por el régimen de (Fulgencio) Batista y mi tía fue maltratada por los matones de (Fidel) Castro. Gracias a Dios tanto mi padre como mi tía Sonia encontraron la libertad en Estados Unidos", explica el legislador. Para Cruz, "la libertad" debe llegar a Cuba pero no lo hará "enriqueciendo y dando poder a la dictadura mientras exporta terrorismo en toda Latinoamérica".

"Y no puede llegar olvidando el heroísmo y el sufrimiento de las valientes almas que se han opuesto a los Castro por muchas décadas", agrega. El padre de Cruz, Rafael Bienvenido, nació en Matanzas (Cuba) y fue encarcelado y golpeado por las fuerzas de Batista tras haberse unido con 14 años a la lucha revolucionaria de Fidel Castro. A los 18 consiguió salir de Cuba solicitando su admisión en la Universidad de Texas y una visa de estudio de cuatro años en EE.UU. La aprobación de Cuba para abandonar la isla la consiguió a través de su abogado, que sobornó a un funcionario, según explicó él mismo en 2013 cuando relató su historia a la emisora NPR.

Disidentes cubanos

A pesar de que Obama ha anunciado que se reunirá con disidentes cubanos durante su viaje, centenares de exiliados se volcaron el domingo al barrio de la Pequeña Habana, en Miami (EE.UU.), y con cánticos y carteles por una "Cuba libre" rechazaron la visita a la isla del presidente de EEUU, a la que calificaron de "traición".

Tras concentrarse frente al monumento a los mártires de Gijón, los miembros del exilio, en su gran mayoría vestidos de blanco, iniciaron una caminata hasta La Casa del Preso Cubano entre críticas airadas contra las "concesiones unilaterales" hechas por Obama desde que EE.UU. y Cuba restablecieron relaciones diplomáticas. Con carteles y consignas a favor de los derechos de la población civil cubana y la "resistencia civil", las organizaciones del exilio, el "convidado de piedra" en la normalización de relaciones entre ambos países, criticaron que la visita de Obama apunte más a un "viaje de negocios con el régimen".

También en territorio cubano hubo protestas. Unas cincuenta Damas de Blanco y otros opositores como el grafitero El Sexto, o Antonio González Rodiles fueron arrestados en La Habana tras la habitual marcha dominical del grupo disidente femenino, que fue respondida con una contramanifestación de repudio por partidarios del Gobierno.

Al finalizar la habitual marcha pacífica a la salida de misa en la habanera Iglesia de Santa Rita, las Damas de Blanco intentaron caminar hacia otras calles fuera de su recorrido, donde se habían concentrado grupos afines al oficialismo que comenzaron a increparlas. Las Damas de Blanco junto a un grupo de disidentes y activistas de otras organizaciones opositoras reunidos bajo la plataforma #TodosMarchamos caminaron unos 100 metros portando una tela con la inscripción "Obama, viajar a Cuba no es divertido. No + violaciones de Derechos Humanos" y lanzaron copias de la Declaración Universal de los Derechos Humanos al llegar a una bocacalle.

En ese punto le esperaba una contra-manifestación de varios cientos de simpatizantes del Gobierno que portaban carteles en los que se leía "#Todos Marchamos por un socialismo próspero y sostenible" y "#Todos Marchamos por Cuba", y gritaban "Fidel, Fidel", en alusión al líder cubano Fidel Castro. Los manifestantes oficialistas corearon consignas revolucionarias como "Esta calle es de Fidel", "Revolución sí, este pueblo está contigo", mientras las Damas de Blanco eran introducidas a la fuerza en tres autobuses por agentes femeninas de la policía.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios