www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Obama en Cuba

martes 22 de marzo de 2016, 09:51h
La visita de Barack Obama a Cuba está suscitando todo tipo de comentarios. Se trata de un viaje arriesgado, que a buen seguro no se habría llevado a cabo en su primera legislatura. Obama, al que le quedan meses en la Casa Blanca, sabe que le acusarán de legitimar la dictadura castrista y poco menos que de claudicar ante ella al no reunirse con los principales disidentes y ante las detenciones que se produjeron horas antes de su llegada.

Sin embargo, el paso dado puede generar unas expectativas que bien merece la pena explorar. En esta distensión, Washington ha ido mucho más allá que La Habana. El régimen apenas sí ha puesto en marcha unas pocas medidas de escaso calado y con marchamo de provisionalidad. Los Castro y allegados no están dispuestos a permitir nada que socave un totalitarismo que dura ya más de medio siglo. Sin embargo, la apertura comercial y una progresiva –aunque todavía lenta y raquítica- liberalización económica irán abriendo espacios de libertad.

La dictadura necesita de un enemigo para autojustificarse, y sin ese enemigo debería perder parte de su razón de ser. En este sentido, las voces que piden la continuidad del bloqueo son cada vez menos, y puede que su fin deje al castrismo sin su principal coartada. En todo caso, el régimen no ha hecho aún nada relevante en pos de las libertades en la isla, y es hora ya de que la comunidad internacional vuelva a movilizarse en este sentido. Obama solo no puede.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+

0 comentarios