www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TRIBUNA

Excelencia o papeles de Panamá

sábado 16 de abril de 2016, 19:38h

No todo en España son malas noticias. Hay dos acontecimientos que esta semana nos han salvado del aluvión de corrupciones, riñas partidistas y desgobierno nacional. Una, es la sensatez de un entrenador que habla de la vida antes que de su especialidad, antes de lo que le importa a todos que a unos cuantos, antes de la sociedad que de un grupito. Otra, el homenaje de unos artistas a una gran investigadora. Con todas las diferencias del mundo entre estas dos noticias, una cosa tienen en común, en términos de Ortega y Gasset, diríamos que muestran la idea de la excelencia.

Diego Pablo Simeone, el entrenador rojiblanco, después de derrotar al Barcelona, habló no de futbol, ni de jueces, ni siquiera de las tácticas o el físico de sus jugadores, sino de algo de que no habla nadie: la importancia de los principios y los valores para vertebrar un equipo. He ahí la idea de excelencia, de autosuperación, para construir una sociedad bien formada, unida y con futuro. Me sorprendió la crítica dura que hicieron algunos comentaristas deportivos de sus palabras honradas y sinceras. Lo despreciaron por hablar con claridad y sensatez porque no se refería al futbol. ¡Como si hubiera temas reservados para especialistas en el bien común! Un entrenador, como un fontanero o carpintero, tienen todo el derecho del mundo a hablar de lo que le venga en gana, sobre todo, cuando tratan los temas universales que a todos nos afectan.

María Moliner es la segunda heroína de la semana. Por fin, alguien le rinde un homenaje. Todos han consultado su diccionario por lo menos una vez, pero nadie sabe cómo ha aparecido esta obra portentosa, ni tampoco conocen los esfuerzos de su vida y las penalidades que pasó hasta finalizarlo. Una obra realizada con paciencia y tesón fuera de cualquier institución. María Moliner era historiadora que se había dedicado a trazar las historias de los vocablos de su propia lengua. Elaboró el Diccionario del uso de español, que cuestionaba el de la RAE y lo adelantó. Entre otros aspectos, anticipó la ordenación actual de la ´Ll´ incluida en la L y ´Ch´en la C. Pero lo importante ahora no es hablar de las cualidades de este diccionario, sino de resaltar la idea de Paco Azorín, director escénico del Teatro de la Zarzuela, de dedicarle una ópera a esta mujer. En efecto, gracias a la música que ha puesto Antoni Parera Fons al libreto de Lucia Villanova se ha estrenado felizmente la ópera. María José Montiel, extraordinaria cantante, representa a la gran María Moliner. La ópera me ha parecido maravillosa, pero esto no es una crítica musical…

En fin, yo sólo quería resaltar el valor de unos artistas dedicándole a una investigadora ejemplar de España todo su trabajo. Otra vez, como en el caso de Simeone, lo determinante es destacar la importancia de reconocer principios y valores para vivir con dignidad. La excelencia. Aunque sea por un rato nos hemos olvidado de los papeles de Panamá.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (6)    No(0)

+

2 comentarios