www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

PABLO IGLESIAS SE SALE CON LA SUYA

viernes 06 de mayo de 2016, 12:09h
Los lectores de esta sección que firmo en El Imparcial tienen constancia de mi reiterado pronóstico sobre la alianza entre Podemos e Izquierda Unida...

Los lectores de esta sección que firmo en El Imparcial tienen constancia de mi reiterado pronóstico sobre la alianza entre Podemos e Izquierda Unida, es decir, entre los dos partidos comunistas: el del siglo XXI y el clásico. En las últimas elecciones, a Izquierda Unida le costó cada diputado cerca de medio millón de votos, diez veces más que al Partido Popular. Si Podemos mantiene su número de votantes y a ellos se suma el millón de IU, la nueva alianza puede escalar los 90 diputados, incluso más si se produce el sorpasso y se convierte en el segundo partido. La ley d’Hondt favorece a los dos primeros partidos.

Pablo Iglesias intentó el Frente Popular con el PSOE del pobre Pedro Sánchez, exigiendo una supervicepresidencia de la que dependieran los principales poderes del Estado. El líder socialista hubiera aceptado pero se encontró con la negativa rotunda de los barones del PSOE, encabezados por Felipe González y Susana Díaz. Pactó entonces con Ciudadanos con la esperanza de que bien el PP, bien Podemos se abstendrían en la segunda votación de investidura.

Se equivocó Pedro Sánchez. El presidente del PP solo podía salvar su puesto en unas nuevas elecciones que le resultaran favorables; el líder de Podemos se dio cuenta de que, frustrado por Felipe González el llamado Frente Progresista, lo que más le favorecía eran unos nuevos comicios presentándose fundido con Garzón. Ambos, Rajoy e Iglesias, jugaron la misma carta: nuevas elecciones. El podemita, eso sí, se vengó del veto de González, recordándole en el Congreso, con evidente injusticia, el pasaje de la cal viva.

Algunos analistas auguran el hundimiento del incierto navío de Podemos. Las encuestas, sin embargo, le mantienen en la votación obtenida el 20-D que, unida al millón de votos de IU, pueden convertir a Pablo Iglesias en el segundo nombre de la política española y posible candidato a la presidencia del Gobierno.