www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

El triste final de Unió

lunes 18 de julio de 2016, 12:32h
La pasada semana prácticamente desaparecía lo que queda de Unió. Su aún líder, Ramón Espadaler, anunciaba un ERE y ponía en venta la sede del partido en Barcelona, para hacer frente a deudas por valor de 19 millones de euros. Triste final para una formación histórica, fundada en 1931 y que en alianza con Convergencia ha ostentado un poder casi omnímodo en Cataluña durante décadas.

La desaparición de Unió coincide en el tiempo con la de Convergencia, cuyo nueva denominación aún no está clara. Ambas han sido trituradas por la deriva secesionista de un Artur Mas que no sólo ha liquidado al binomio CiU, sino que ha puesta en una situación realmente complicada a una Cataluña que durante demasiado tiempo ha patrimonializado.

El catalanismo integrador y moderado aún existe. Por eso mismo, es una mala noticia que desaparezca Unió. Sus antiguos electores se ven en una pésima disyuntiva: no votar o hacerlo por algo tan poco convincente desde el punto de vista de a responsabilidad como Juntos por el Sí. Sería bueno, pues, que alguien ocupase el centro catalanista, para evitar que el nacionalismo radical siga haciendo daño a Cataluña.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (5)    No(1)

+

0 comentarios