www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Pruebas de resistencia, las consecuencias

lunes 01 de agosto de 2016, 09:57h
La Autoridad Bancaria Europea ha vuelto a someter a los bancos del continente a una prueba de resistencia. La prueba, todo hay que decirlo, es menos comprensiva que la anterior, pues sólo atañe a medio centenar de entidades. El resultado es mayoritariamente positivo, pues muestra que la gran mayoría de las entidades serían capaces de enfrentarse a una situación desfavorable, sostenida durante dos años. Pero en su diseño no se han tenido en cuenta las posibles consecuencias de graves problemas geopolíticos, como el Brexit o el golpe de Estado de Erdogan tras el golpe de Estado contra Erdogan, u otros que pudieran producirse, sobre todo derivados de la política expansionista de Rusia.

Tampoco se ha tenido en cuenta, y esto tiene menos justificación, la incidencia que pudieran tener los tipos de interés extraordinariamente reducidos o incluso negativos en los resultados de las entidades. Deutsche Bank, que está en el punto de mira de todo el mundo, acaba de dar a conocer unos beneficios despreciables. Y gran parte del agotamiento de su capacidad de generar beneficios procede de los tipos negativos.

Pero lo importante es ver qué se debe hacer desde este momento. La banca europea ha reforzado su capital en los últimos años como respuesta a la situación a la que, como otros sistemas financieros, se ha visto expuesta. Pero no es suficiente para enfrentarse a verdaderos problemas. Y estos se pueden presentar, a la vista de que la insensata política de los bancos centrales ha facilitado que se acumulen más préstamos imposibles de devolver. Y este es un problema global, como global será la crisis que se desencadene. Y, así, si por un lado los bancos tienen que reforzar su capital, los bancos centrales tienen que cambiar poco a poco, pero sin dilación ni remisión, un cambio de política. Tienen que subir los tipos de interés, poner fin a la burbuja con la que se ha combatido la anterior burbuja, y restaurar el normal curso del crecimiento económico, que no puede basarse en tipos de interés artificialmente bajos durante mucho tiempo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.