www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CADA VEZ MÁS DIRIGENTES SUGIEREN PASAR DEL "NO" A LA ABSTENCIÓN

La división del PSOE ante la investidura de Rajoy

La división del PSOE ante la investidura de Rajoy
sábado 06 de agosto de 2016, 15:02h
Ferraz intenta contener las voces, tanto internas como externas, que piden que reconsidere su postura para salir del bloqueo político.

Después de la tregua que trajo consigo el intento de investidura tras el 20D, el 26J ha dejado al descubierto un PSOE dividido. Ha pasado más de un mes desde la última cita con las urnas y desde entonces se han pronunciado sus dirigentes de más peso, desde secretarios y presidentes autonómicos hasta Felipe González, pasando por Alfonso Guerra o José Luis Rodríguez Zapatero.

Aprovechando esa circunstancia, es más al resto de socialistas que a su secretario general a quien apela el PP desde que diera el “primer paso” de la que puede ser una “larga caminata” junto a C’s. El partido naranja mantiene su abstención en una hipotética investidura, pero Rajoy y Rivera han abierto un “canal de comunicación permanente” y una “línea directa” para resolver unos “mínimos urgentes” en materia económica y con respecto al desafío soberanista en Cataluña, lo que maximiza la presión sobre el PSOE.

La postura oficial socialista insiste en el “no” al Partido Popular, una triple negativa que nació en el último Comité Federal, apenas dos semanas después del 26J: “No a la gran coalición, no a apoyar desde fuera un Gobierno del PP y no a apoyar la investidura de Mariano Rajoy”, es la sentencia que pronunció entonces Pedro Sánchez.

Si la opción de replantearse esa postura siempre ha estado presente, las posibilidades se han incrementado en los últimos días. El calendario económico apremia, el hartazgo ciudadano es palpable y la ronda de consultas con el Rey escenificó un “bloqueo total” en el que se ha abierto una mínima rendija con el acercamiento entre PP y C’s.

Lo único en lo que coinciden todos los dirigentes políticos, independientemente de las siglas, es en la “urgencia” de evitar unas terceras elecciones y devolver la estabilidad al país. Y esa opción, a día de hoy, avisan populares y naranjas, solo pasa por que Ferraz “no se desentienda de la gobernabilidad”, advierte Rivera, que añade que si se mantiene “inflexible” e “inmovilista”, España “está condenada a una crisis institucional sin precedentes”. “Sin el PSOE no habrá Gobierno, sin Ciudadanos no habrá estabilidad”, resume Rajoy, que ya ha manifestado que “no se trata de hacer una lista de ministros”, sino “un Gobierno que pueda gobernar”.

En las actuales circunstancias, las pretensiones populares son que C’s complete el viraje hacia el “sí” e intentar arrastrar al PSOE a una abstención casi ineludible. En ese caso, el PP se presentaría en el Congreso con 169 votos a favor, a siete de la mayoría, que serían seis si suma el de Coalición Canaria. Si acude a la investidura con 170 escaños, “¿quién es el guapo que dice ‘no’?”, se preguntaba tras los comicios el socialista Guillermo Fernández Vara.

Entre Pedro Sánchez y el Comité Federal

En esa línea se escuchan cada vez más voces: Josep Borrell, Alfonso Guerra, Felipe González, José Bono o Emiliano García-Page… sin olvidar el Manifiesto a los diputados electos o a José Luis Rodríguez Zapatero, que ha sugerido “abrir un proceso de diálogo interno” para evitar un tercer proceso electoral que sería “muy, muy inconveniente y muy negativo”.

Un mensaje que se intensifica también desde el PP, que ha optado por dirigirse, directamente, a la cúpula socialista: “Nos metemos mucho con él [Pedro Sánchez], pero hace lo que le dice el Comité Federal, y ellos también tienen que votar para que haya un desbloqueo”, decía este jueves Pablo Casado.

Un día después, Javier Maroto reconocía que “está muy bien que haya voces como las de Rodríguez Zapatero, junto con otros líderes, que digan públicamente que Sánchez se equivoca”, pero pedía que, además de decirlo “valientemente”, voten en una nueva reunión del Comité Federal del PSOE para que su posición oficial “comience a ser la de todos estos barones y voces autorizadas, y no la de su secretario general”.

Precisamente en torno al último Comité Federal, y ante el peor resultado histórico en unas elecciones generales, se escucharon tres discursos distintos: no rotundo a Rajoy, la abstención necesaria para facilitar un Gobierno del PP en minoría o dejar que Rajoy fracase y que Ferraz intente formar Ejecutivo. El “no es no” sigue persiguiendo al PSOE, pero la sombra de una abstención por España pesa cada día más.

La abstención como "un acto de responsabilidad"

Todo mi apoyo a la propuesta de debate interno de ZP. Yo ya vengo intentándolo, aún a costa de ser insultado por algunos ‘compañeros’”, escribía este viernes Javier Lambán en Twitter. El presidente de Aragón y una de las voces más críticas con la línea oficial socialista desde el 26J es el mismo que cargó contra Francina Armengol y su propuesta de un “Gobierno de cambio”: “Es producto de la tramontana, que en determinadas épocas del año altera las mentes; el PSOE debe reconstruirse como oposición”. Palabras por las que hubo de pedir disculpas a su homóloga en Baleares, una de las más firmes defensoras de que Sánchez lo intente: “El PSOE es la alternativa, no una comparsa”, es su tesis.


Volviendo a la abstención, Alfonso Guerra habla de “un acto colectivo de responsabilidad”: “Los dirigentes de las otras fuerzas políticas podrían abstenerse todos y sería posteriormente en cada proyecto gubernamental cuando podrían ejercer su posición conjunta mayoritaria”, ha escrito en la revista Tiempo.

Pero, a pesar de unos y otros, el líder del PSOE sigue situándose en el papel de una oposición “útil, responsable y dura”. Y si hace días matizó su “no” al PP con un “a día de hoy”, tras su última reunión con Rajoy, en la que se reafirmó en su posición contraria, volvió a dejar abierta otra mínima rendija: “En el PSOE tomamos las decisiones de manera colegiada y será en última instancia el Comité Federal el que decida si hay un cambio de opinión y de posición”.

Mensajes de Unidos Podemos y de C's al PSOE

De momento, y bajo la premisa de que “la izquierda no va a apoyar a las derechas”, Ferraz deja que Rajoy negocie “con partidos afines”. Un escenario en el que Unidos Podemos también quiere su papel: el PSOE debe decidir entre “apoyar a Rajoy, gobernar con Podemos o ir a unas terceras elecciones”, en palabras de Ramón Espinar. Íñigo Errejón exige resistencia a los socialistas ante quienes piden que se haga “un cierto harakiri a favor de la gobernabilidad”.

También apura C’s, y no solo con hechos. “Que la crisis interna que tiene el PSOE no nos cueste a todos los españoles unas terceras elecciones”, pide Fernando de Páramo, que sugiere que sean “responsables” y “se pongan a trabajar para desbloquear” sin necesidad de un “sí” naranja: “No nos parece creíble” y “diría muy poco a su favor que un partido con tantos años de historia como es el socialista necesite que nosotros cambiemos el voto para moverse”.

Otros dirigentes ciudadanos que también se han pronunciado en las últimas horas han sido José María Espejo-Saavedra y Francisco Hervías. El vicepresidente del Parlamento de Cataluña ha pedido este sábado al PSOE que “mueva ficha”: “Sus problemas internos no pueden llevar a España a unas terceras elecciones. Debería hacer una reflexión y escuchar lo que dicen algunos de sus líderes históricos”.

Un discurso muy similar al del secretario de Organización de C's, que exige “responsabilidad” y “sentido de Estado”: no puede ser que las “luchas internas” de los socialistas “estén bloqueando España. Eso es lo que es inadmisible bajo nuestro punto de vista”, en opinión de Hervías.

"Que el PP pierda la esperanza de quebrar al PSOE"

En definitiva, un maremágnum de opiniones ante el que el portavoz del PSOE en el Congreso, uno de los dirigentes más próximos a Pedro Sánchez, salió al paso este viernes. “Todos los socialistas” van a “seguir unidos en el ‘no’ a Rajoy”, según Antonio Hernando, que defiende “la autonomía política del PSOE, le pese a quien le pese y cueste el trabajo que cueste”: si el PP tiene “la ensoñación de quebrar a los dirigentes del PSOE, que pierda toda la esperanza”, zanjó.

Además, aprovechó para lanzar otro mensaje a los que piden una reconsideración en la postura de Ferraz, desde fuera, y también desde dentro del partido: “En el último Comité Federal se estuvo debatiendo durante siete horas. Si es necesario más debate porque alguien ha cambiado de opinión, habrá más debate, pero no creo que ningún dirigente del PSOE vaya a cambiar de opinión”.

En definitiva, con varios frentes abiertos, y un calendario que apremia, Pedro Sánchez y los suyos escuchan cada días más voces que sugieren que hagan caso a sus líderes históricos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.