www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

El regalo de Raúl Castro a su hermano Fidel

domingo 14 de agosto de 2016, 10:02h
Por las calles de una Habana ruinosa se ven a algunos ancianos que en unas condiciones físicas lamentables venden el periódico Granma, órgano oficial del castrismo. Estos ancianos se ven obligados a ello en un intento desesperado por sobrevivir. No tiene que hacer lo mismo Fidel Castro, que ayer cumplió noventa años. Desde su retiro, quien lideró una revolución que iba a instalar en Cuba el paraíso en la tierra sigue manejando los hilos y aferrado al credo comunista, contra toda evidencia de lo que realmente ha supuesto para el pueblo cubano.

En realidad, el cumpleaños del viejo comandante marca la tragedia de un país y el fracaso de un régimen. Pero, además, le ha servido a su hermano Raúl Castro, que le sustituyó en el poder, y a los gerifaltes del castrismo para afianzar las esencias del régimen y no moverse ni un milímetro en el proceso democratizador que le demandan sus compatriotas y la comunidad internacional. Porque en la isla caribeña nada prácticamente se ha avanzado en ese sentido, pese a las expectativas que se abrieron con el anuncio del propio Raúl Castro y de Obama del establecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambos países. En diciembre de 2014, el mundo saludó con esperanza la caída del último muro, residuo de la Guerra Fría. Pero ya en ese momento Fidel Castro advirtió: “No necesitamos que el imperio nos regale nada”.

Cuba ha tirado la casa por la ventana en homenajes y agasajos a Fidel Castro. Y, cómo no, seguro que su hermano y la plana mayor del castrismo ha pensado que el mejor homenaje que le pueden rendir es intensificar la represión contra esos desaprensivos que cuestionan y se oponen a las bondades del régimen que no ha hecho otra cosa en más de medio siglo de existencia que traer felicidad y bienestar al pueblo. En medio de la penuria cotidiana y la angustiosa lucha por la vida que marca la isla caribeña y del ansia de libertad, siempre aplastada, el castrismo convierte a Fidel Castro en un dios al que le hace un muy especial regalo de cumpleaños, endureciendo la represión.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.