www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

"LOS ESPAÑOLES HAN PEDIDO CON CLARIDAD QUE GOBIERNE EL PP"

Rajoy ofrece pactos en pensiones, educación y la unidad de España

martes 30 de agosto de 2016, 16:29h
Rajoy ofrece pactos en pensiones, educación y la unidad de España
Discurso moderado centrado en "evitar nuevas elecciones".

Las circunstancias auguraban un tono conciliador, y tres motivos le movieron a mantenerlo durante la casi hora y media que duró su discurso de investidura. Las mismas causas por las que Mariano Rajoy decidió dar, esta vez sí, un paso al frente: “Las razones por las que solicito la confianza de la Cámara son tres: España necesita un Gobierno eficaz con urgencia, los españoles han señalado con claridad su preferencia por el Partido Popular y no existe alternativa viable”, explicó nada más tomar la palabra.

Durante unos ochenta minutos el candidato siguió un guion de 36 páginas en el que no hubo lugar para el encontronazo. Consciente de que con 170 apoyos no podrá ser investido presidente, Rajoy optó por un discurso moderado centrado en “evitar nuevas elecciones”.

Hoy por hoy, devolverle la “estabilidad” y “normalidad” a España sin volver a las urnas pasa por la abstención del PSOE. Por ello, “acuerdo” y “urgencia” fueron dos de las palabras más utilizadas por un Rajoy que apeló en varias ocasiones a la “corresponsabilidad” de todos, en especial de los socialistas, “ante una de las encrucijadas más grandes de los últimos tiempos”.

Sabedor de que el respaldo de Ciudadanos y Coalición Canaria “no basta para completar una mayoría suficiente”, el candidato recordó que “sin acuerdo no será posible evitar nuevas elecciones”. “No existe alternativa”, insistió Rajoy, quien añadió que, de haberla, sería para conformar “un gobierno de mil colores que no conviene, radical e ineficaz, que vendría de partidos que quieren desafiar las instituciones democráticas y romper España”. Aviso en el Parlamento... por si Sánchez aún deshoja la margarita. Frente a esa opción, propone un Ejecutivo “estable, duradero, sólido y tranquilizador”.

"Si no hay gobierno, no hay oposición"

No ve alternativa, pero Rajoy reconoce que solo no puede: que España tenga gobierno es, según él, una “responsabilidad compartida”. Por ello, el suyo fue un discurso dirigido especialmente al PSOE, pero en el que se ha cuidado de no abrir más heridas ni hacer sangrar las actuales. Para ello se ha valido del tono y de poner el acento en aquello que ambos partidos defienden.

Mensajes velados al PSOE y una advertencia a Sánchez: “Para que haya una oposición, tiene que haber un gobierno”. Y otro aviso, que acompañó de una pregunta: “Debo suponer que todos deseamos que España evite unas nuevas elecciones. ¿O es que alguien aquí está pensando en convocar nuevamente a los españoles a las urnas?”. Rajoy lo tiene claro: “Difícilmente se me ocurre un mayor daño a la democracia española que decir a los ciudadanos que su voto ha sido inútil en dos ocasiones y tener que repetir las elecciones generales por tercera vez”.

Un panorama, el actual, que “compromete especialmente a quienes desde el gobierno de España hemos contribuido con planteamientos distintos a engrandecer nuestro país”. Por todo lo anterior, una consigna: “Que nos pongamos todos al servicio del consenso, que es tanto como decir al servicio de los españoles”.

En esta línea, Rajoy cerró su discurso de investidura pidiendo que al final del debate los partidos políticos demuestren ser “capaces de anteponer el interés de todos al interés particular” para que “pueda salir de aquí el gobierno que los españoles están esperando”. “Ustedes, como representantes de la soberanía nacional, tienen la respuesta”, remachó.


"España sufre una amenaza explícita contra su unidad territorial"

Durante esta primera sesión, Rajoy desgranó algunas de sus propuestas, muchas de ellas incluidas en el acuerdo con C’s. Además, ofreció siete pactos de Estado: pensiones, educación, empleo, financiación autonómica, defensa de la unidad de España, energía y lucha contra la violencia de género. También sacó pecho de lo logrado hasta ahora: “Los españoles han valorado la fortaleza de un gobierno que ha logrado salvar al país de un desastre en muy poco tiempo”.

Pero toca mirar al futuro. Si resulta investido, convocará cuanto antes el Pacto de Toledo “con el objetivo de dar tranquilidad a los pensionistas presentes y futuros”; dará forma a un acuerdo por la energía, promoverá la I+D+i y pondrá en marcha un plan de choque contra el desempleo, por ejemplo. Mención especial al PSOE, “que gobierna en buena parte de las comunidades autónomas”, para ofrecerle acordar la financiación autonómica.

Y Cataluña, que ocupó buena parte de la parte final de su discurso y, de paso, algunas de las frases más contundentes: “Señorías, como todo el mundo sabe, España sufre una amenaza explícita contra su unidad territorial, contra la igualdad de los españoles y contra su convivencia. Por eso PP y Ciudadanos hemos incorporado a nuestro acuerdo el impulso de un Pacto por la Unidad de España y en defensa de la Constitución”, afirmó. “Nuestra primera obligación es preservar la soberanía nacional y, con ella, la unidad de España”.

En esta línea, defendió con firmeza la unidad de España, algo que, según él, no es una responsabilidad de un solo partido, sino de todos cuantos tienen representación en el Congreso de los Diputados. “El desafío que paradójica y abusivamente se plantea desde las instituciones autonómicas de Cataluña de ninguna manera se puede atribuir a los catalanes en su conjunto. En esto no cabe la ambigüedad. El único pueblo soberano es el pueblo español”.

Sobre la reforma de la Carta Magna, expresó que “ni queremos ni nos conviene cambiarla”, aunque dejó la puerta abierta a estudiar fórmulas para acomodar mejor la necesaria solidaridad interregional.

Como no podía ser de otra manera, también habló de economía. Y lo hizo, además, para lanzar otra advertencia: pese a la recuperación y la creación de empleo, son ya muchos “los avisos” que se están recibiendo, desde fuera y desde dentro del país, sobre la necesidad de que haya un gobierno en “plenitud de funciones”. De lo contrario, “las cosas se podrían torcer y evolucionar a peor”.

Después de todo, y a tenor de las reacciones de unos y otros, Rajoy no consiguió que nadie reconsiderase el sentido de su voto. El PSOE no escuchó "ninguna razón" para apoyar al PP; Unidos Podemos habla de un candidato dedicado a "chantajear" y "amenazar"; críticas muy duras también de nacionalistas vascos y catalanes. Y toque de atención de Ciudadanos incluido: su socio de pacto echó de menos que pidiera los síes o, al menos, las abstenciones que le faltan.


Información relacionada:

Discurso íntegro de investidura de Rajoy en el Congreso

Las frases más destacadas del discurso de investidura de Rajoy

Un discurso sosegado ante una bancada tranquila

Último intento de Rajoy para que Sánchez le deje gobernar

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)

+

1 comentarios