www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TIRO CON ARCO

Gimnasios

domingo 09 de octubre de 2016, 22:54h
A los gimnasios se va a gastar toda la energía sobrante que queda en los cuerpos estresados de unos trabajadores cada vez más sedentarios. Tras ocho horas de ordenador, más, quizá, el atasco correspondiente, muchos oficinistas van a cansar el cuerpo después de haber cansado sus mentes y sus almas sentados frente a una pantalla. Hay un componente religioso en los gimnasios, de redención de la vida pecadora que, si hacemos caso de los anuncios, consta de abandonos a los goces de las grasas, del azúcar y del sofá. El hombre contemporáneo no quiere salvar el alma, con el cuerpo le basta. Los octubres y los eneros son meses clave para los gimnasios, porque son las fechas en las que todo el mundo piensa en organizar su vida un poco mejor, y a menudo se sobreestima la capacidad para hacerlo.

En el gimnasio que hay cerca de mi casa, la hora punta es el mediodía, cuando muchos oficinistas aprovechan las larguísimas pausas para comer que se usan en España y cambian el traje por la ropa de deporte para ponerse en forma. Los folcloristas norteamericanos se decepcionarían, al comprobar que se prefiere el ejercicio físico a la siesta. En la televisión suele estar sintonizado el canal de noticias 24 horas de Televisión Española. Merece la pena ver la sala abarrotada de seres dinámicos y sudorosos, que miran la pantalla mientras corren en la cinta o pedalean en la bicicleta estática. Los aparatos van marcando los kilómetros hipotéticos que se recorren con tanto esfuerzo, pero los deportistas siguen clavados en el mismo sitio. Casi dan ganas de culpar a estos corredores quietos del bloqueo político de España.

Durante mucho tiempo, estos hombres y mujeres han visto en las noticias gesticular a los políticos –qué suerte que el hilo musical impida escucharlos- con sus inamovibles posiciones, que imposibilitaban la formación de un gobierno. Exactamente igual que estos pseudoatletas de oficina –entre los que desde este octubre me cuento- corren sin moverse del lugar, la gran dinamo de la energía apurándose sin objeto en los gimnasios. También yo miro de reojo a la pantalla desde mi cinta estática para ver cómo, a diferencia de nosotros, las cosas de la política comienzan a moverse.

Hubo un tiempo en el que había más esperanza. Lo primero que se le dijo a los ‘millennials’, apenas estrenado el milenio, es que, si se esforzaban lo suficiente, ahí estaba el éxito esperándoles. Eran los tiempos de Operación Triunfo, el programa donde los sueños se hacían realidad. Ahora vuelve esa primera edición del programa, que arrasó en 2001, mientras se reactiva el mercado de la vivienda. Se nota que estamos saliendo de la crisis. Se ve a simple vista –aunque no se escuche- desde la sala de cardio de los gimnasios.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.