www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Los nuevos ministros del Gobierno, todos con el carné del PP

Los nuevos ministros del Gobierno, todos con el carné del PP
Ampliar
La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, el todavía alcalde de Santander, Iñigo de la Serna, y el exalcalde de Sevilla Juan Ignacio Zoido se estrenan en el Gobierno junto con otros tres nombres. Les acompañan en esta lista Álvaro Nadal, Dolors Montserrat y Alfonso Dastis, según la relación del Ejecutivo que acaba de hacerse pública.

Casi todos los nuevos nombres que aparecen en la lista del nuevo Ejecutivo habían estado en alguna de las quinielas, aunque hay una sorpresa, la de Alfonso Dastis, nuevo ministro de Asuntos Exteriores, que hasta ahora era embajador de España ante la UE.

Como era previsible, María Dolores de Cospedal entra en el Ejecutivo y lo hace al frente de la cartera de Defensa. Además, Rajoy premia al exalcalde de Sevilla Juan Ignacio Zoido con uno de los Ministerios de mayor calado político, el de Interior. También recompensa al hasta ahora regidor de Santander, Iñigo de la Serna, dándole uno de los departamentos con mayor consignación presupuestaria, el de Fomento.

El nuevo ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital será Álvaro Nadal, quien hasta ahora ha estado en la 'cocina' de Moncloa, al frente de la Oficina Económica del Presidente. Y cierra esta relación de nuevos nombres Dolors Montserrat, dirigente del PP catalán, que ocupará el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

María Dolores de Cospedal

Con el nombramiento de María Dolores de Cospedal como ministra de Defensa, Mariano Rajoy premia una lealtad a toda prueba demostrada en los últimos años desde las entrañas de Génova. Ahora, la otra "número dos" de Rajoy, la del PP, da el salto al Gobierno. Y es que el Gabinete tendrá a partir de ahora a las dos dirigentes políticas que han flanqueado siempre a Rajoy: Soraya Sáenz de Santamaría en el Ejecutivo y Cospedal en el PP. Sólo que la secretaria general ya no estará solo en uno, sino en los dos grandes espacios de decisión.

Habrá que ver si tras el Congreso del PP, que previsiblemente se celebrará a comienzos de 2017, Cospedal mantiene el tándem de cargos y sigue siendo la mano derecha del líder en el partido. En su entorno defienden que es posible, porque otros secretarios generales fueron también ministros al mismo tiempo. Así ocurrió con Francisco Álvarez Cascos y Javier Arenas.

María Dolores Cospedal siempre ha dado a entender que la Secretaría General del PP es el lugar en el que quiere seguir. "Estoy muy bien donde estoy", decía el pasado jueves, durante el debate de investidura, en los pasillos del Congreso. Pero desde su desembarco en la Cámara Baja tras las elecciones generales de diciembre, pocos en el partido dudaban de su entrada en el Gobierno.

Toda una recompensa a quien lleva ocho años dirigiendo una organización política que ha tenido muchas luces -electorales- pero también muchas sombras -de corrupción-, que todavía hoy oscurecen al PP. Con ella en la Secretaría General logró el PP las históricas victorias electorales de 2011. Primero en las elecciones municipales y autonómicas y después en las generales, que le dieron a Mariano Rajoy el Gobierno con una holgadísima mayoría absoluta.

Aquellos fueron los mejores momentos para Cospedal, que además lograba su propia gran victoria en Castilla-La Mancha. Durante cuatro años compaginó el cargo de presidenta autonómica con el de "número dos" del partido. Pero pronto llegaron los malos tiempos para el PP, y no solo por los reproches a las medidas drásticas del Ejecutivo para atajar la crisis. Los casos de corrupción en el partido lo empañaron todo.

A Cospedal le tocó dar la cara defendiendo al partido y a su líder ante más de un terremoto, especialmente el provocado por la trama Gürtel y el caso Bárcenas. Y la secretaria general asumió un duro papel que le llevó incluso a enfrentarse en los tribunales con el extesorero.

Fue un periodo de mucho desgaste sobre todo para ella, muy criticada en la oposición pero también desde algunos sectores del PP, en un momento en el que también hubo distanciamiento entre el partido y el Ejecutivo. Pero además, en su comunidad, Cospedal aplicó con más rigor que nadie las recetas de ajuste para controlar las cuentas públicas.

En su haber está la reducción récord del déficit, pero en su contra una gestión que fue muy cuestionada en lo social, una reforma de la ley electoral muy conflictiva o acusaciones de manipulación en la televisión pública regional.

Juan Ignacio Zoido

El nuevo ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, magistrado en excedencia dedicado a la política desde hace veinte años, llega al Gobierno tras su amarga victoria en Sevilla, que no le bastó para repetir en el cargo que anteponía a cualquier aspiración: la alcaldía de la capital andaluza. Zoido (Montellano, Sevilla, 1957) dirigirá por primera vez en su carrera una cartera ministerial, dos décadas después de que diera el salto a la política como director general de Relaciones con la Administración de Justicia, en la época de José María Aznar.

Afable y cercano en las distancias cortas, a lo largo de su dilatada carrera política Zoido ha ocupado cargos a nivel estatal, regional y local, ámbito este último en el que consiguió su mayor éxito al recuperar para el PP la emblemática alcaldía de Sevilla. Su polivalencia llevó a que incluso el que por entonces era alcalde de Granada, José Torres Hurtado, le comparara en tono de broma con un rotavator, una herramienta agrícola "que sirve para todo", ya que aseguró que podía ser juez, alcalde, presidente de la Junta de Andalucía e incluso ministro, como al final será.

En su haber, esta vez a nivel orgánico, Zoido cuenta también con la difícil decisión de aceptar hacerse cargo de la presidencia del PP andaluz tras la marcha de Javier Arenas, en un complicado periodo de año y medio de transición hasta que llegó Juanma Moreno, algo que aceptó debido a su afinidad con la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, y por petición de Mariano Rajoy. En ese período, Zoido pudo erigirse como el candidato del PP a la Junta de Andalucía, pero eligió la alcaldía de Sevilla y así lo expresó públicamente en numerosas ocasiones, dejando al partido en una especie de interinidad y época de transición en la que algunas voces le reprocharon falta de liderazgo.

Zoido ha desempeñado cargos de responsabilidad durante las dos legislaturas del PP al frente del Gobierno de España entre 1996 y 2004, y en 2006 fue designado candidato del PP a la alcaldía de Sevilla. Ganó por tres veces consecutivas las elecciones en la capital andaluza, aunque solo gobernó en ella de 2011 a 2015, con una amplia mayoría absoluta, ya que tanto en 2007 como en 2015 la victoria en los comicios no fue suficiente debido a los pactos del PSOE.

Antes de su incursión política, Zoido, licenciado en Derecho por la Universidad de Sevilla, comenzó su carrera profesional en el Juzgado de Distrito de Arrecife de Lanzarote (Las Palmas) y en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Utrera (Sevilla). En mayo de 1987 ascendió a la categoría de magistrado y en 1992 fue designado juez decano de los juzgados de Sevilla y formó parte de la Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía y de su Comisión.

En mayo de 1996 fue elegido director general de Relaciones con la Administración de Justicia con Margarita Mariscal de Gante como ministra y en 2000 fue nombrado delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha. A partir de 2002 inició su carrera política en Andalucía cuando fue designado delegado del Gobierno en Andalucía en sustitución de José Torres Hurtado, cargo que ocupó hasta 2004, cuando fue nombrado secretario general del PP andaluz hasta que fue elegido candidato a las municipales sevillanas.

En 2011, con su importante victoria en Sevilla, Zoido fue elegido presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), cargo que dejó cuando fue designado presidente del PP-A. Hasta ahora, después de las elecciones municipales del pasado año, Zoido compatibilizaba la portavocía del PP en el Ayuntamiento de Sevilla con su cargo de diputado en el Congreso.

Iñigo de la Serna

Tras trece años dedicado a la política municipal, nueve de ellos como alcalde de Santander, Íñigo de la Serna (PP) da el salto a la primera línea nacional en una cartera de gran peso en el Gobierno, que últimamente ha arrastrado tiempos de contención inversora, y que tiene por delante importantes retos. Mariano Rajoy ha elegido a este bilbaíno de nacimiento, que ha vivido desde la infancia en la capital cántabra y que es ingeniero de Caminos, para un ministerio que hasta hace poco lideraba la presidenta del Congreso y una de las personas más íntimas del presidente: Ana Pastor.

Sobre la mesa, el nuevo ministro, de 45 años y padre de dos hijos, tendrá en esta nueva etapa asuntos como la liberalización del ferrocarril, la finalización de las líneas de alta velocidad en curso, el mercado inmobiliario o la situación de las autopistas de peajes. De la Serna afrontará su nueva tarea con la veteranía que le da una larga trayectoria política, que inició en un cargo público en 2003, cuando pasó a ocupar la Concejalía de Medio Ambiente de Santander de la mano del entonces alcalde de Santander, Gonzalo Piñeiro. Además, una presencia en foros nacionales e internacionales que ha crecido de forma progresiva en los últimos tiempos le han situado, a la postre, como la mejor baza para una cartera de gran peso tradicionalmente en el Consejo de Ministros, y en la que la interlocución fluida con las comunidades es primordial.

Después de dos legislaturas como alcalde con mayoría absoluta, tras las últimas elecciones municipales de 2015 en las que perdió ese estatus, De la Serna tuvo que intensificar el esfuerzo para captar apoyos, por lo que se puede decir que en los últimos tiempos el pacto y el acuerdo no le son extraños. De la Serna lleva décadas dedicado a la política, un ámbito en el que entró de la mano del exconsejero de Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria José Luis Gil, uno de sus mentores políticos con el que tuvo que compartir la gestión de los efectos de la catástrofe del 'Prestige' en la región.

En 2007 De la Serna, sustituyó en la Alcaldía a uno de los hombres fuertes del PP cántabro de entonces, Gonzalo Piñeiro, y consiguió mejorar incluso sus resultados en una ciudad tradicionalmente gobernada por la derecha. Ya en su segundo mandato como regidor, en el año 2012, fue elegido presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), cargo que antes que él ocupó Juan Ignacio Zoido, desde hoy ministro de Interior.

Íñigo de la Serna está desde hace tiempo cerca de la dirección nacional del partido y mantiene amistad con otros representantes y cargos del PP de su generación. De la Serna es un apasionado del medio ambiente y aficionado al deporte, especialmente al baloncesto y al 'running'. De hecho, no se pierde las carreras populares que se celebran en Santander y, sus más allegados, aseguran que todas las mañanas, bien temprano, sale a correr por las calles de la capital cántabra.

Es cinéfilo declarado y en la ciudad de Santander ha impulsado grandes proyectos, como el Parque de Las Llamas o la remodelación del frente marítimo. Hijo único, estudió en el colegio de los Agustinos de Santander y en la Universidad de Cantabria (UC), y habla perfectamente inglés. De la Serna llega a Fomento en un momento clave para su comunidad, Cantabria, para la que los agentes económicos, sociales y políticos no dejan de reclamar una tren de altas prestaciones que llegue a Madrid en tres horas. Además, su ciudad, Santander, también tiene importantes proyectos, como la unificación de las estaciones.

Álvaro Nadal

Álvaro Nadal, que ha sido cerebro económico en la sombra de Mariano Rajoy durante los últimos cuatro años, ha pasado por fin a un primer plano para ocupar la nueva cartera de Energía, Turismo y Agenda Digital, desde la que deberá aplicarse en dialogar en una legislatura que se prevé convulsa. El hasta ahora jefe de la Oficina Económica de La Moncloa tiene un currículum académico brillante y fama de ser extremadamente inteligente, pero también ha sido tachado de poco empático por algunos de los agentes económicos con los que le ha tocado lidiar, ya sea en Bruselas o Berlín o con empresarios españoles.

Nacido en Madrid en 1970, en el barrio de clase media del Parque de las Avenidas, y gemelo del último secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal, ambos sacaron la plaza de técnicos comerciales y economistas del Estado con 24 años, Álvaro María con el número uno y su hermano con el dos. Comparado en ocasiones con Rasputín, ya que dicen que por sus manos han pasado todas las decisiones tomadas desde La Moncloa, como ocurriera con el zar y el monje consejero, Nadal es licenciado en Derecho y Ciencias Económica en ICADE, y amplió estudios en la Universidad de Harvard.

Ejerció como asesor económico en distintos ministerios durante los dos mandatos de José María Aznar (1996-2004). Así, en 1997 fue asesor de Josep Piqué, entonces titular del Ministerio de Industria y Energía, y en 1998 pasó al Ministerio de Economía y Hacienda, como asesor de Cristóbal Montoro cuando éste era secretario de Estado de Economía y posteriormente del vicepresidente segundo y ministro Rodrigo Rato, hasta 2001. A partir de 2001 y hasta 2003 ejerció como consejero Económico y Comercial de la Embajada de España en Israel.

A su regreso a España, en 2003, fue nombrado vocal asesor en la Secretaría de Estado de Presupuestos y Gastos y en 2004 subdirector General de Programación y Evaluación de Fondos Comunitarios, ya en el último año en el poder del PP antes de la victoria del PSOE en marzo de ese año. Con los populares en la oposición, fue secretario adscrito a la Secretaría Ejecutiva de Política Económica y Empleo del partido, y formó frecuente equipo con Cristóbal Montoro y Fátima Báñez en las labores parlamentarias.

Los mencionados cargos los ha compaginado con la docencia en el Instituto de Empresa (IE) de Madrid. El 23 de diciembre de 2011 fue nombrado jefe de la Oficina Económica de La Moncloa en el ejecutivo formado por Mariano Rajoy, tras alzarse el PP con la mayoría absoluta en las elecciones generales del 20 de noviembre anterior. Un mes más tarde, enero de 2012, fue nombrado vocal del Consejo de Administración de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI). En la actualidad es diputado por Madrid del Partido Popular.

Dolors Montserrat

Su nombre ha estado habitualmente ligado a las quinielas para liderar el PP Catalán como uno de los valores en alza del partido, pero tras ocho años como diputada en el Congreso, Dolors Montserrat da su gran salto adelante como nueva ministra de Sanidad y única catalana del Ejecutivo de Mariano Rajoy. Su elección sigue la estela de la presencia que el PPC ha tenido tradicionalmente en el Gobierno, con ministros como Josep Piqué, Julia García-Valdecasas o Jorge Fernández Díaz, además de que los análisis auguraban que habría algún ministro catalán para demostrar sensibilidad hacia esa comunidad en pleno debate territorial.

Pero su nombramiento ha sido en cierta manera una sorpresa, pues su nombre no se barajaba a priori como una de las opciones posibles. Nacida el 18 de septiembre en 1973 en Sant Sadurní d'Anoia (Barcelona), Dolors Montserrat Montserrat es hija de la histórica diputada del Parlament y dirigente popular Dolors Montserrat. Diputada en el Congreso desde 2008, en las IX, X, XI y XII legislaturas, ha sido vicepresidenta tercera de la Mesa del Congreso y ahora era portavoz adjunta del grupo popular en la Cámara Baja.

Licenciada en Derecho por la Universidad Abad Oliba CEU (Barcelona), cursó el último año de licenciatura en la Universitá degli Studi Di Ferrara (Italia). De hecho, antes de la universidad, ya había cursado estudios en el extranjero, ya que hizo el COU en Memphis (Estados Unidos). Montserrat, que es colegiada en el Ilustre Colegio de Abogados de Barcelona, ejerce desde 1997 de abogada con despacho propio especializado en Derecho Urbanístico, Inmobiliario y Ambiental, y también ejerció de abogada de oficio desde 1997 a 2004.

Ha realizado asimismo un programa de Derecho Agrario Comunitario impartido por la Università degli Studi di Ferrara; un posgrado en Derecho Urbanístico e Inmobiliario por la Universidad Pompeu Fabra; un posgrado de Mediación y Negociación por la Universidad de Barcelona; un programa de Derecho Inmobiliario y Urbanístico impartido por ESADE; y un programa de Dirección de empresas Inmobiliarias por IESE.

Afiliada al PP desde 1992, ha sido concejal y portavoz del PP en el Ayuntamiento de Sant Sadurní d'Anoia y desde 1994 es miembro del Comité Ejecutivo del PP Catalán, donde ocupa el cargo de viceprimera secretaria de Organización y ha dirigido campañas electorales. Originaria de la tierra del cava en Cataluña, Montserrat es presidenta de la Junta de los Jóvenes Cofrades del Cava de Sant Sadurní D'Anoia, y destaca por un carácter afable, cercano y natural, además de por su energía y vitalidad, como se evidencia en su tendencia a expresarse a mucha velocidad.

Entre los principales retos que tendrá al frente del Ministerio de Sanidad y Servicios Sociales está pacificar y consensuar con las autonomías las cuestiones vinculadas a las prestaciones de servicios en el Consejo Interterritorial, donde se coordinan las políticas sanitarias a nivel estatal. En el terreno de Servicios Sociales, rama en la que ha destacado como parlamentaria, tendrá encima de la mesa el de encontrar dinero para la ley de Dependencia o abordar la lacra de la violencia de género, mientras que, en cuestiones como Igualdad, deberá trabajar para reducir la brecha salarial entre hombres y mujeres.

Alfonso Dastis

Alfonso Dastis, una de las caras menos conocidas del nuevo Gobierno de Mariano Rajoy, ha sido sin embargo un hombre clave durante los años más duros de la crisis, en los que ha hecho frente a complejas negociaciones como embajador español ante la Unión Europea (UE). Durante los meses de espera que Dastis ha pasado en Bruselas pendiente de la formación de un nuevo Ejecutivo para conocer su nuevo destino, pocos imaginaban que este diplomático de larga trayectoria y formación de jurista volvería a Madrid con un asiento en el Consejo de Ministros.

El nombramiento podría haber sido una sorpresa para el propio representante permanente español ante la UE, cargo que ocupaba desde 2011, ya que para acudir a Madrid ha tenido que ausentarse de un evento del cual era anfitrión, organizado a modo de tarjeta de presentación del Real Instituto Elcano en Bruselas. Con 61 años recién cumplidos, el nuevo ministro ve premiada su ardua labor como una pieza clave para España en la capital europea, donde ha estado al frente de las negociaciones de apartados tan delicados como asuntos económicos y financieros, exteriores, justicia e interior.

En Bruselas, aunque la última palabra la tienen los jefes de Estado y de Gobierno, previo paso por manos de los ministros competentes, el duro trabajo de forjar consensos recae sobre los hombros de los embajadores permanentes como Dastis y sus equipos. El rescate financiero, la llegada de los refugiados y la gestión de las tensas relaciones entre la Unión Europea y Rusia son sólo algunas de las crisis con las que ha lidiado en los últimos cinco años, una presión que aquellos que lo conocen de hace años dicen que le hizo acentuar su seriedad, pero nunca perder su amabilidad.

Tras más de tres décadas al servicio de la diplomacia española, este jerezano sin apenas acento andaluz es descrito por quienes lo han tratado en Bruselas como un hombre discreto, competente, educado y afable, dotado de un gran sentido del "saber estar".

Fuentes diplomáticas explican a Efe que es un diplomático técnico que no está afiliado al PP, que cuenta con la confianza de Rajoy y que es un hombre "con los pies en la tierra". "Hay que tener en cuenta que el 80 % de la Política Exterior española pasa por Bruselas", destacan las citadas fuentes, que añaden que Dastis no tiene un perfil muy político pero sí comparte una "determinada visión de la política exterior con el presidente".

Fuentes cercanas al embajador apostillan que, sin duda, Dastis será "menos locuaz y más medido en sus palabras" que su predecesor, José Manuel García-Margallo, y consideran que desempeñará su nueva labor como un "excelente ministro". La prudencia de Dastis, que le hacía iniciar sus encuentros con la prensa preguntando primero a los periodistas en tono humorístico en lugar de relatando sus propias experiencias, es juzgada por estas fuentes como prueba de su carácter observador y de astucia.

A lo largo de su carrera Dastis ha acumulado experiencia europea, dado que formó parte del gabinete internacional del expresidente José María Aznar en asuntos europeos, de la Secretaría General para la UE, fue coordinador de la presidencia española de la UE en 2002 y trabajó en el Tribunal de Justicia de la UE en Luxemburgo al principio de su carrera. También ejerció como consejero en la Representación Permanente de España ante Naciones Unidas y como embajador de España en el Reino de los Países Bajos.

Le gusta definirse como "un diplomático entre los juristas y un jurista entre los diplomáticos", según comentan a Efe sus colaboradores. Su mujer trabaja en una firma de abogados, tiene dos hijos -uno casado que vive en Madrid y una hija que vive en Bruselas- y se confiesa aficionado del Real Madrid.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

Foro(s) asociado(s) a esta noticia:

  • Los nuevos ministros del Gobierno, todos con el carné del PP

    Últimos comentarios de los lectores (2)

    4307 | Pontevedresa - 04/11/2016 @ 21:51:07 (GMT+1)
    ¿Qué estraño no? que todos sean del PP. No se podrá decir que Rajoy no haya ofrecido al Psoe y a Ciudadanos un gobierno de coalición, porque lo hizo muchas veces, y han sido ellos los que no han aceptado. Para independientes Wert, que le salió rana y ahora hay que deshacer el entuerto de las reválidas que en un mundo de la enseñanza es la "Ley del mínimo esfuerzo", niños y papás en huelga de deberes ¿Cómo van a admitir una reválida?. Un gobierno de gente con capacidad, con curricula brillantes y del PP ¿o es que a alguien le gustaría que pusiera de ministro al bruto de Zapata o al caradura de Rufián?
    4305 | Pedro - 04/11/2016 @ 13:19:53 (GMT+1)
    Todos fieles a Mariano, todos abortistas sin fronteras, pro leyes de género y demás cosas que ahora abandera el PP para convertirse en el nuevo PSOE. Pero parece que los ciudadanos de un lado y del opuesto se lo perdonan y el partido "no" tienen crisis de votos. La crisis moral no le contabiliza en contra pero el miedo sí lo hace, aunque a favor, al menos mientras dure. Deseo que se estrelle algún día y a estos hipócritas, sea quien sea a quien tengan enfrente (mal mayor o mal menor), no les votaré.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.