www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ENTRE LAS FARC Y EL GOBIERNO

Los cambios "cosméticos" del acuerdo de paz en Colombia

martes 15 de noviembre de 2016, 10:07h
El nuevo texto de acuerdo para la paz entre las FARC y el Gobierno colombiano se ha hecho público este lunes. Se trata de un texto complejo con lo que algunos analistas han calificado de cambios "cosméticos" y que quedará por fiuera de la Constitución.
El jefe negociador del Gobierno colombiano, Humberto de la Calle (d), saluda al canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla (i) hoy, sábado 12 de noviembre del 2016, en La Habana (Cuba).
Ampliar
El jefe negociador del Gobierno colombiano, Humberto de la Calle (d), saluda al canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla (i) hoy, sábado 12 de noviembre del 2016, en La Habana (Cuba).

El nuevo acuerdo de paz del Gobierno colombiano con las FARC, que fue publicado este lunes, quedará por fuera de la Constitución y recoge plazos precisos para la aplicación de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) que solo podrá funcionar diez años pero podrá prorrogarse cinco más.

El texto, que se publicó un día más tarde de lo esperado y que está siendo escudriñado por ciudadanos y medios, pone por escrito buena parte de lo que ya explicaron el sábado el presidente Juan Manuel Santos y el jefe del equipo negociador de Gobierno, Humberto de la Calle.

El nuevo acuerdo define que los diez años de la JEP comenzarán a contar "a partir de la entrada efectiva en funcionamiento de la totalidad de salas y secciones" de los tribunales que se encargarán de juzgar los crímenes cometidos en el conflicto armado. Sin embargo, recoge un "plazo posterior de cinco años más para concluir su actividad jurisdiccional", un plazo que "de ser necesario podrá ser prorrogado para concluir su actividad".

El texto es complejo y muchos ciudadanos esperan a la rueda de prensa que darán este mismo martes los negociadores para aclarar puntos como el artículo transitorio que define qué regirá durante tres períodos presidenciales completos a partir del momento de la firma, es decir, doce años. "El presente artículo rige a partir de la fecha y hasta la finalización de los tres periodos presidenciales completos posteriores a la firma del acuerdo final", señala dicho punto.

Lo que sí muestra es que las instituciones y autoridades de Colombia tendrán "la obligación de cumplir de buena fe con lo establecido en el acuerdo final", lo que sustituye parcialmente al hecho de que el texto se integre en el bloque de constitucionalidad. Así se reflejaba en la primera versión, firmada el 26 de septiembre en Cartagena de Indias y rechazada en el plebiscito del 2 de octubre, que recoge que el acuerdo final "una vez haya sido firmado y entre en vigor, entrará en sentido estricto al bloque de constitucionalidad para ser tenido en cuenta durante el período de implementación del mismo".

Cambios "cosméticos"

El acuerdo ha pasado de 297 páginas a 310 al acoger 56 de los 57 temas abordados en las reuniones entre el Gobierno y promotores del "no" en el plebiscito, según reconoció el presidente Santos, pero analistas consultados por Efe calificaron los cambios como "cosméticos" y no tan en profundidad.

Entre las reivindicaciones de los diferentes sectores que pidieron el "no" en el plebiscito estaba una del expresidente Andrés Pastrana que reclamó que las FARC facilitaran más información acerca de sus vínculos con el narcotráfico. Eso queda plasmado en el nuevo texto, que obliga a todos quienes "hayan tenido relación con conductas asociadas a cualquier eslabón de la cadena de los cultivos de uso ilícito" a comparecer ante la JEP para dar toda la información que tienen al respecto.

Sobre las penas para los miembros de las FARC, referidas como "restricción efectiva de la libertad" quedaron ahora también matizadas, puesto que los magistrados de la JEP podrán definir cómo será, si bien su reclusión no podrá ser en lugares mayores a las zonas rurales en las que se concentrarán antes de dejar las armas.

Esos magistrados serán todos colombianos, aunque se podrá recurrir a juristas extranjeros para que emitan sus "conceptos", pero el principal cambio es que las sentencias que emitan podrán ser sometidas a una acción de tutela que será revisada, en caso de ser necesario, por la Corte Constitucional.

Tal vez la principal reclamación de los colombianos, que las FARC entreguen sus bienes y posesiones, queda esta vez meridianamente aclarada. Los guerrilleros deberán hacer un inventario de sus posesiones y luego entregarlas para subsanar a sus víctimas.

Ahora los líderes del "no" deben estudiar el nuevo texto y pronunciarse acerca de él. Luego habrá que resolver otra de las incógnitas: ¿cómo será ratificado? Santos tiene tres opciones: convocar un nuevo plebiscito, recurrir al Congreso para que lo apruebe o incluso ponerlo en manos de los 1.122 concejos municipales del país para que decidan.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Foro(s) asociado(s) a esta noticia:

  • Los cambios "cosméticos" del acuerdo de paz en Colombia

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    4351 | Daniel - 15/11/2016 @ 18:55:13 (GMT+1)
    Esto si es el colmo, por que les van a regalar 10 millones de hectareas a los narcoterroristas de las farc que son una manada de narcotraficantes, secuestradores, sicarios y terroristas y a los que hemos llevado toda una vida honesta no nos dan nada?
    Y eso no es todo, les van a dar salario asi no trabajen y otra cantidad de beneficios para los narcoterroristas que los colombianos honrados y trabajadores no podemos ni soñar.
    Definitivamente ser pillo paga con farcsantos.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.