www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

La soledad de Rita Barberá

jueves 24 de noviembre de 2016, 10:09h
La muerte ayer de Rita Barberá en un hotel madrileño no dejó indiferente a nadie. Contrastaban ayer algunas condolencias de compañeros suyos de partido -salvo Aznar, Ana Pastor y Jesús Posada, nadie se refirió a ella como “amiga” con la soledad que la ex alcaldesa vivía en los últimos tiempos, pendiente de un juicio por corrupción.

Y contrastaba especialmente esa soledad con la popularidad de Rita Barberá durante sus años dorados en el PP. De hecho, podría decirse que Valencia fue a los populares lo que Andalucía a los socialistas: un auténtico semillero de votos donde primaba más el rédito electoral que la ética política. De aquellos polvos vienen muchos de los actuales lodos.

Hay, sin embargo, una diferencia sustacial: la llamada “pena de telediario” que ha sufrido de manera inmisericorde Rita Barberá frente a, por ejemplo, Chaves y Griñán. A la polítca popular se la ha sometido a un linchamiento público de todo punto desporporcionado, sin el menor respeto a su intimidad ni a su presunción de inocencia; más bien, presunción de culpa inquisitorial. Al tiempo, resulta tan impresentable como reveladora la actitud de Podemos, cuyos miembros se negaron a guardar un minuto de silencio en la Cámara. En todo caso, con la muerte de Rita Barberá se va una forma de hacer política muy distante y distinta a la actual. Pese a todo, justo es reconocer su legado tanto en Valencia como el la trayectoria del PP durante los últimos 30 años.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.