www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

JUAN CARLOS I EN CUBA: UNA MEDIDA ACERTADA

martes 29 de noviembre de 2016, 12:15h
Fidel Castro encarnó, durante los primeros años de su mandato, una dictadura. La dictadura se convirtió después en tiranía...

Fidel Castro encarnó, durante los primeros años de su mandato, una dictadura. La dictadura se convirtió después en tiranía, como explicó Octavio Paz. En la dictadura se prohíbe todo aquello que cuestiona al dictador; en la tiranía se obliga a los ciudadanos a que piensen igual que el tirano.

A Cruz Varela, que escribió en el ABC verdadero y ganó el Premio Cavia, la obligaron a comerse sus versos tras tirarla por la escalera y lesionarla gravemente. Es solo un botón de muestra de lo que acontecía en Cuba. Visité la Isla varias veces y organicé con ella la agencia Efe. Me di cuenta de que en Cuba se hacía verdad exacta la nueva clase de Milovan Djilas.

España tiene una vinculación histórica con Cuba de casi 400 años. El pueblo cubano se merece un trato especial por parte de nuestra nación. Fidel Castro fue un dictador y un tirano pero también el símbolo revolucionario para muchos iberoamericanos expoliados por el Imperio estadounidense. No estamos hablando de un dictadorzuelo menor como tantos en Iberoamérica. Nada menos que 50 años en el poder dejando como sucesor a su hermano Raúl que tiraniza a Cuba desde hace diez años.

A pesar de todas las connotaciones negativas del castrismo, me parece un acierto por parte del Gobierno Rajoy encargar a Juan Carlos I la representación de España en los actos fúnebres en honor de Fidel Castro. No se trata de un homenaje al tirano sino de un reconocimiento al pueblo cubano, que siempre encontrará en España la mano amiga por encima de las circunstancias históricas. Juan Carlos I, con su larga experiencia en las relaciones internacionales, hará un perfecto papel en representación de España.