www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CRISTIANO RONALDO, EN LA PICOTA

viernes 09 de diciembre de 2016, 11:44h
La ley es ley para todos. Si Cristiano Ronaldo la ha infringido tendrá que aceptar la sentencia de los jueces...

La ley es ley para todos. Si Cristiano Ronaldo la ha infringido tendrá que aceptar la sentencia de los jueces. Pero si la ley es ley para todos y no debe ser menos ley para algunos tampoco puede ser más ley para otros. La fama y la notoriedad hicieron daño a Lola Flores y a Sofía Loren porque se las tomó como chivos expiatorios para demostrar que no se puede eludir el pago a Hacienda.

A Cristiano Ronaldo le están linchando públicamente y no es de justicia participar en ese linchamiento. Por ser quién es, un ídolo de masas, no se puede, no se debe, acentuar la persecución para que sirva de ejemplo a los demás. La recta administración de la Justicia es que se trate a Ronaldo igual que a cualquier otro ciudadano. Y no está siendo así. Los periódicos tienen la obligación de informar porque el periodista es el administrador de un derecho ajeno: el de la información. Pero jueces y magistrados no deberían recrearse en la suerte y que Cristiano Ronaldo pague más por lo que es que por lo que presuntamente haya hecho.

En su voracidad recaudatoria, Hacienda parece dispuesta a cruzar todos los límites y convertir la ley igual para todos, en ley especial para los famosos. Cristiano Ronaldo trabaja en una institución impecable y admirable: el Real Madrid. No es de recibo que, esgrimiendo supuestas ejemplaridades, se haga más daño a un jugador de lo que en justicia le corresponda si es que le corresponde algo. ¿O es que la presunción de inocencia no cuenta para Ronaldo porque sea un ídolo de masas?

Estamos ante un caso que exige especial seriedad. Aplauso a los medios de comunicación que, cumpliendo con su deber, lo han denunciado. Bien por el ejercicio de una ley que debe ser igual para todos. Mal, muy mal, porque esa ley no sea, en efecto, igual para todos y Cristiano Ronaldo pague cuotas añadidas, a causa de su fama.