www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

los sindicatos se movilizarán por un aumento de salario

La Policía anuncia una huelga de celo que afectará a la Expo

lunes 23 de junio de 2008, 20:44h
El actual ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha conseguido poner de acuerdo a los cinco sindicatos con representación en el Consejo de la Policía: Sindicato Unificado de Policía (SUP), Confederación española de Policía (CEP), Unión Federal de la Policía (UFP), Sindicato Profesional de Policía (SPP) y Sindicato de Comisarios, quienes han acordado este lunes poner en marcha la “huelga” anunciada la semana pasada tras la fallida primera reunión de la mesa de negociación salarial con el director de la Policía y la Guardia Civil, Francisco Javier Velázquez. Desde entonces, se encuentran en situación de “conflicto colectivo” con el Ministerio del Interior.

Tal y como ha podido saber con antelación EL IMPARCIAL, los sindicatos policiales, anunciarán este martes en rueda de prensa su intención de trabajar "a reglamento y requerimiento" durante las próximas semanas. Las medidas que se llevarán a cabo afectarán a la Expo de Zaragoza, "zona preferente para llevar a cabo cualquier tipo de reivindicación sindical", según fuentes sindicales.

Medidas que se llevarán a cabo
A partir de los próximos días, habrá jornadas en las que el Cuerpo Nacional de Policía trabaje a requerimiento, es decir, sólo para atender a llamadas directas de los ciudadanos o de las salas a las que pertenezcan. Esto se debe a que los funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía tienen vetado el derecho a la huelga, por lo que los agentes deben recurrir a otro tipo de medidas de presión, como el trabajo a reglamento, esto es, cumpliendo escrupulosamente la normativa.

Además, tienen previsto revisar el calendario de actividades de la Expo para intentar presionar a las autoridades e impedirles que desarrollen con normalidad su trabajo en el recinto. “Se impedirá que la gente pueda acceder a la Expo o se ralentizará su entrada” extremando las medidas de seguridad, destaca Alfredo Perdiguero, secretario general de la UEP de Madrid y portavoz nacional de los sindicatos policiales.

Asimismo, está previsto que en las próximas horas se convoque el primer día de protesta, jornada también se repetirá la próxima semana, aunque fuentes sindicales no descartan triplicar las jornadas de “huelga” en lo sucesivo.

En palabras de Perdiguero, “el trabajo a reglamento implica llevar hasta la máxima expresión la palabra seguridad. Es decir, alargar los procesos policiales lo máximo posible, a la par que hacerlos lo más complejo posibles. Por ejemplo, si alguien va a denunciar el robo de un televisor, la Policía, en sus días de protesta y conforme marca la Ley de Enjuiciamiento Criminal, le pedirá al denunciante que lleve el resguardo de compra para corroborar que dicho aparato era de su propiedad, y en el caso de que el ciudadano no lo tuviese, no podrá interponer la denuncia pero sí rellenar una hoja de reclamaciones”, ha adelantado Perdiguero a EL IMPARCIAL.

A partir de ahora, los comités de conflictos se reunirán todas las semanas para ir diseñando las protestas pertinentes. De momento, el calendario de movilizaciones a escala nacional está completo para todo el mes de julio.

Reivindicaciones de los sindicatos
La principal reivindicación de los sindicatos es el incremento salarial, igualándose con los sueldos de los policías autonómicos. “Nuestra principal reclamación es el sueldo porque estamos estancados, hablamos de una diferencia de 500 y 600 euros con respecto a la Ertzaintza o los Mossos d´Esquadra. Queremos que los miembros del Cuerpo Nacional de Policía tengan un buen sueldo”, han informado los sindicatos.

Además, las organizaciones sindicales coinciden en que la equiparación salarial con otros Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado es una cuestión inaplazable "toda vez que el Gobierno va a abrir el proceso de negociación para transferir fondos a las comunidades autónomas y ayuntamientos cuyas policías, en una gran mayoría, están mejor pagadas que los Cuerpos de Seguridad del Estado. Y eso que no tienen ni el mismo peso específico en la seguridad, ni el mismo grado de responsabilidad, de riesgo, movilidad o preparación técnica. Esos fondos salen del mismo saco que los nuestros, por lo que consideramos que no es una cuestión de suficiencia presupuestaria sino de voluntad política", han asegurado. “Del gobierno, después de las presiones que hemos llevado a cabo sin respuesta, no esperamos nada”, destaca Perdiguero.

Una reunión previa sin resultados
El pasado 5 de junio, los sindicatos policiales enviaron una carta a Rubalcaba (el “ultimátum”) diciéndole que habían acordado no acudir a ninguno de los actos institucionales organizados por el Ministerio del Interior. Recibieron como respuesta una citación para el día 18. Sin embargo, el encuentro fue un absoluto fracaso. “Salimos de la reunión disgustados y cabreados porque nos remite a septiembre para negociar el aumento salarial. Hemos aguantado 4 años de legislatura en la que el señor presidente nos dijo que iba a haber equiparación salarial, y la equiparación fue subir 135 euros al Cuerpo Nacional de Policía, mientras que la subida para los Mossos d´Esquadra era de 2.000 euros en cuatro años. No hay color, no sabemos si se ríen de nosotros o no quieren hacer nada”, destaca el representante sindical.

Perdiguero ha afirmado que “estamos hartos, queremos que vean que somos una Policía de primera y que nos paguen como tal, y más cuando los sueldos de las policías autonómicas salen en su mayor parte del Gobierno Central”.

El martes por la mañana se conocerá el calendario final con los días en los que se aplicarán estas medidas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.