www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

75 MILLONES DE TURISTAS

viernes 13 de enero de 2017, 13:34h
Aunque las noticias positivas no tengan buena Prensa en la España actual, vale la pena subrayar la cifra albriciada...

Aunque las noticias positivas no tengan buena Prensa en la España actual, vale la pena subrayar la cifra albriciada de que una nación como España, que no alcanza los 50 millones de habitantes, haya recibido en 2016, 75 millones de turistas extranjeros. La importancia económica de ese renglón, su repercusión laboral y su influencia en la imagen de España resultan evidentes.

Estados Unidos, Francia e Italia nos disputan la supremacía turística pero parece claro que, en lo que se califica como turismo vacacional, España ocupa ya la cota más alta. Esos 75 millones de turistas, la inmensa mayoría de los cuales no visitan España por negocios sino por vacaciones, otorgan a nuestra nación una supremacía envidiable y unos ingresos crecientes, decisivos para el progreso económico acelerado.

Es cierto que la coyuntura internacional nos ha favorecido y que los problemas en Túnez, Libia, Egipto y Turquía, y no digamos en Siria, aparte de los atentados terroristas en Francia y el zarandeo que padece Grecia, han favorecido a las otras naciones turísticas europeas del Mediterráneo. Pero habrá que subrayar, en todo caso, la superioridad de la infraestructura turística española que nada tiene que envidiar a la italiana. Basta con apuntar el dato de que solo en la pequeña ciudad de Benidorm hay más camas turísticas que en toda Grecia.

Si a la oferta que España hace se le une la hospitalidad tradicional de nuestras gentes, una gastronomía reconocida entre las mejores del mundo, la apoteosis cultural y un clima de excepción, se podrá concluir lo que significa como valor permanente el maná turístico.

Excelente noticia, por consiguiente, esa cifra de 75 millones de extranjeros que nos han visitado durante el complicado año político que ha padecido España. Y conviene resaltarlo así porque conviene recuperar el optimismo ciudadano, resquebrajado en los últimos años por la crisis económica.