www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ARTURO MAS, AL ESTILO FRANQUISTA

martes 07 de febrero de 2017, 12:17h
Imitando lo que hacía José Solís Ruiz, ministro secretario general del Movimiento en tiempos de la dictadura de Franco, el expresidente...

Imitando lo que hacía José Solís Ruiz, ministro secretario general del Movimiento en tiempos de la dictadura de Franco, el expresidente Arturo Mas y sus compinches pagaron autobuses para que los ciudadanos acudieran de toda Cataluña a respaldarle. Les suministró bocadillos y jornada libre y les sometió al alarde publicitario de TV3, la ruinosa televisión catalana.

Pretendió movilizar Arturo Mas al menos a 200.000 ciudadanos, cantidad exigua si tenemos en cuenta el alto número de funcionarios y paniaguados que maneja la Generalidad. Ante la evidencia del fracaso, los servicios de propaganda de Puigdemont difundieron que habían acudido 40.000 personas a coaccionar a los jueces. La Delegación del Gobierno, con medidas urbanas exactas, rebajó los asistentes a 10.000. Por otra parte, la invitación a centenares de observadores internacionales tuvo como respuesta el cero casi absoluto. No asistió nadie.

El fracaso de Arturo Mas no impide reflexionar sobre la maniobra que roza el chantaje contra la independencia de la Justicia. El señor Mas está dispuesto a desafiar al Estado de Derecho, a ningunear a los jueces, a fracturar las leyes y a cachondearse del pueblo español.

El escrache judicial perpetrado por Arturo Mas demuestra con su fracaso cómo los ciudadanos de Cataluña están hartos de tantas mentiras y tantos despropósitos. El sector de la clase política que ha lanzado el órdago secesionista se encuentra en retroceso y si el Gobierno sale de la debilidad y, de acuerdo con el PSOE y Ciudadanos, adopta medidas drásticas, dentro de la legalidad, podría encauzar con tiempo y firmeza la situación crítica que ahora padecemos.