www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Arrecian las acusaciones de espionaje ruso en el entorno de Trump

Arrecian las acusaciones de espionaje ruso en el entorno de Trump
Ampliar
miércoles 15 de febrero de 2017, 15:32h
Tres colaboradores del presidente, en el punto de mira. Por G.H.
Aunque él mismo ha repetido por activa y por pasiva tener ningún vínculo directo o indirecto con Rusia, lo cierto es que cada vez queda más patente los estrechos lazos que ha mantenido o mantiene el Kremlin con parte del equipo más cercano del presidente Donald Trump.

Después de salir a la luz que el exasesor de seguridad nacional David Flynn, con apenas tres semanas en el cargo a sus espaldas, había mentido al vicepresidente Mike Pence sobre sus contactos con Rusia, en esta ocasión son otros tres altos cargos de la nueva Administración los que estarían siendo investigados por el FBI para esclarecer su grado de implicación en el escándalo.

Los agentes estarían revisando registros bancarios, registros de viajes, listados telefónicos y decenas de correos electrónicos que los tres señalados, entre los que se encontraría el exjefe de campaña de Trump, Paul Manafort, habrían cruzado con individuos cercanos a la inteligencia rusa, lo que daría pie a la teoría de que Moscú ha influido directamente en las pasadas elecciones presidenciales de noviembre.

Pero las informaciones, publicadas por The New York Times, apuntan a que el FBI tiene pruebas de que hackers rusos serían los verdaderos responsables del ataque informático al Partido Demócrata durante la campaña electoral y de la filtración de los correos electrónicos de Hillary Clinton.

Estas informaciones son negadas categóricamente por el Kremlin, que niega cualquier tipo de vinculación con los investigados. "Se trata de informaciones gaceteras que no se basan en ningún tipo de hechos. No creamos en informaciones despersonalizadas" que "citan cinco fuentes distintas pero no nombran a ninguno de ellas", ha declarado en las últimas horas Serguei Peskov, portavoz del Kremlin.

También uno de los implicados, en este caso Manafort, ha negado los hechos: "Esto es absurdo. No tengo ni idea de a qué se está refiriendo. Nunca he hablado conscientemente con oficiales de inteligencia rusos, y nunca he tenido nada que ver con el Gobierno ruso", ha señalado el ex jefe de campaña de Trump.

de hecho, el propio presidente de Estados Unidos también ha salido al paso de las acusaciones y ha comentado en redes sociales que "este sinsentido de la conexión rusa es simplemente un intento de encubrir los muchos errores cometidos en la campaña perdedora de Hillary Clinton".

Por su parte, Moscú, lejos de reconocer nada ha acusado a Estados Unidos de injerencias en su política doméstica y en intentar tentar a políticos y empresarios rusos de cara a sus intereses.

Un cruce de acusaciones que tiene poco de sustancial, pues ambas partes saben de las maniobras del otro para intentar captar activos a su causa desde hace décadas.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios