www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TIRO CON ARCO

La niña sin miedo de Wall Street

Dani Villagrasa Beltrán
domingo 12 de marzo de 2017, 19:25h

Con la actualidad económica detenida, hoy la cosa va de mitos.

Aquiles no alcanzaba nunca a la tortuga en la paradoja de Zenón, porque se trataba de una metáfora matemática en la que el tiempo estaba detenido. Y así ocurre a menudo con las estatuas, que dialogan con un movimiento estático. Si hay algo fluido , eso es la hermética economía. En el Banco de España de Madrid puede verse el caduceo de Hermés-Mercurio –bueno, ahora no, porque están restaurando el edificio-, que ampara el comercio, las noticias, el engaño, la mentira y el robo también, todos consustanciales para el pensamiento antiguo.

Nacida bajo el influjo hermético, a la prensa económica no se le detiene el tiempo jamás –los mercados nunca duermen, que decía aquel-. La bolsa se mueve por su propia inercia, a veces locamente, sin sentido, por la propia inquietud de su naturaleza. Pero lo cierto es que lo analistas están a la espera del movimiento del muy quieto Banco Central Europeo, que no va a hacer ningún avance estratégico hasta que se dilucide qué pasa con la Unión Europea. Y eso es esperar hasta las elecciones en Holanda –este miércoles-, las de Francia y las de Alemania, donde el antieuropeísmo ya se ha hecho mayor.

Y no sólo la prensa nos explica el mundo. Ahí están las estatuas. Los periodistas financieros solían hacerse un retrato, cuando iban a Nueva York, con la estatua del toro de Wall Street que, cabreado, embistiendo, es un hito del orgullo yuppie después del traspiés bursátil del 87. Lo colocó un artista-activista en el 89, para simbolizar la fuerza del pueblo norteamericano. Durante las protestas de ‘Ocuppy Wall Street’ la policía tuvo que custodiarlo frente a los enfurecidos manifestantes. Sus más de tres toneladas de bronce han visto caer otro mito contemporáneo, el muro de Berlín, seguido del posterior derrumbe de la Unión Soviética y sus satélites.

Frente al insomne movimiento de la prensa que, como Aquiles con la tortuga, pisa los talones de la actualidad sin llegar a alcanzarla nunca, las quietas estatuas también crean sus propios mitos. Un fondo llamado State Street, que mueve la friolera de 2,5 billones de dólares, ha colocado a una niña, obra de la artista Kristen Visbal, en posición jotera –los brazos en jarra, la cabeza bien alta- enfrente del bicho.

Si finalmente se queda en Nueva York, y delante de la estatua del toro –por el momento ha cosechado un gran éxito de selfies, verdadero termómetro de la cosa- la niña de Wall Street, la niña sin miedo, permanecerá ahí, estática, como una interrogación ante la fuerza de la gran embestida. Un desafío. El siglo XXI.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (5)    No(0)

+
0 comentarios