www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

48.559 PARADOS MENOS

martes 04 de abril de 2017, 11:10h
En el año 2012, las centrales sindicales se rasgaron las vestiduras ante la reforma laboral...

En el año 2012, las centrales sindicales se rasgaron las vestiduras ante la reforma laboral del Gobierno Rajoy. Aseguraron por activa y por pasiva que el paro se multiplicaría inevitablemente e hicieron todo lo posible para conseguirlo: huelgas absurdas, cierre de empresas que hubieran podido sobrevivir, trabas, en fin, de toda clase y condición.

Mariano Rajoy, respaldado por Bruselas, se mantuvo firme y dio la vuelta a la situación. Las cifras del paro siguen siendo altamente preocupantes pero se han reducido en los últimos cinco años en un alto porcentaje y cada año cerca de 500.000 desempleados encuentran trabajo. Las medidas que se tomaron hace un lustro fueron las correctas, los sindicatos se equivocaron de medio a medio y, aunque queda mucho camino por recorrer, los horizontes parecen despejados si se mantiene la actual política económica y social.

Esa es la pura verdad. Los errores que Mariano Rajoy ha cometido políticamente -lenidad ante el órdago secesionista catalán, ausencia de iniciativa para la reforma constitucional y de la ley electoral- no empecen el reconocimiento abierto de su éxito económico, que es el que le mantiene, aunque muy debilitado, en el poder. Las cifras de marzo, en fin, ahí están y dejan en evidencia un mes más a los sindicatos y sus agoreros pronósticos: 48.559 parados menos y 161.752 personas más afiliadas a la Seguridad Social. Todavía cerca de cuatro millones de desempleados impiden el optimismo pero de mantenerse el ritmo actual del descenso del paro en tres o cuatro años el tanto por ciento se reducirá a un dígito.

La justicia y la imparcialidad exigen el reconocimiento del éxito. No he regateado la crítica a Mariano Rajoy en esta sección de El Imparcial. Tampoco el elogio cuando se lo ha merecido.