www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ESTADOS UNIDOS

Dos bombarderos rusos se asoman a Alaska por segundo día seguido
Ampliar

Dos bombarderos rusos se asoman a Alaska por segundo día seguido

La diplomatia entre Estados Unidos y Rusia alza su temperatura.

Ese miércoles se ha registrado el segundo envío de bombarderos rusos hacia las proximidades de las costas de Alaska, territorio estadounidense. Según han informado desde la Casa Blanca, la maniobra de esta madrugada ya se había producido ayer, de forma similar. Dos bombarderos estratégidos pertenecientes a la fuerza aérea de Putin fueron detectados por los radares a tan solo 57 kilómetros de las islas Aleutianas.

Los modelos Tu-95, que fueron interceptados en su tentativa del martes, esta vez no obtuvieron respuesta estadounidense, pero sí vigilancia. La aeronave E-3 Sentry, de respuesta inmediata (sistema AXACS) sobrevoló la trayectoria marcada por los aviones ruso para examinar si la maniobra no encubría cazas bajo la marca de radar de los bombarderos. Todo ello aconteció en el espacio aéreo internacional, pero los visitantes europeos se adentraron en la franja de seguridad (320 kilómetros) que obliga a los artefactos a identificarse ante las autoridades norteamericanas.

El caso es que estos movimientos vienen a tensar aún más la cuerda entre Trump y Putin después de la escalada violenta ocurrida en Siria. La diplomacia entre ambas naciones no está atravesando su mejor etapa, a pesar del anuncio del magnate realizado en campaña -en el que avisaba de una mejoría notable y mayor entendimiento del logrado por Obama- y los límites para que la seguridad estadounidense interprete estos viajes como provocaciones son muy frágiles.

El martes se vivió un lance de temperatura más caldeada. No obstante, dos cazas de EEUU salieron al encuentro de dos bombarderos similares a los detectados este miércoles, capacitados para trasladar armas nucleares, también cerca de Alaska. La potencialidad de transporte es lo que ha hecho saltar las alarmas. En aquella ocasión, las aeronaves llegaron a posicionarse a 160 kilómetros de la isla de Kodiak, si bien no violaron el espacio aéreo de su enemigo tradicional.


El episodio en que dos cazas F-22 de la Fuerza Aérea de Estados Unidos provocaron que los aviones extranjeros modificaran su trayectoria y regresaran a Rusia marcan una muesca dentro de una estrategia que no había registrado movimientos desde julio de 2015. El 4 de aquel mes, otro par de aviones rusos se adentraron entre las costas de Alaska y California, alcanzando una distancia de 65 kilómetros hasta Mendocino, una localidad del soleado estado norteamericano. Putin telefoneó, entonces, a Obama para felicitar al presidente por el Día de la Independencia al tiempo que sus bombarderos bordeaban las costas de su interlcutor. En esta ocasión, no hay noticia de que se haya realizado ningún contacto entre ambos dirigentes.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.