www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

BIOGRAFÍA

Reina Roffé: Juan Rulfo. Biografía no autorizada

Reina Roffé: Juan Rulfo. Biografía no autorizada

Prólogo de Blas Matamoro. Fórcola. Madrid, 2017. 296 páginas. 21, 50 €.

Por Carmen R. Santos

En 1953 Juan Rulfo publica El llano en llamas, donde reúne una serie de cuentos, algunos ya aparecidos en la revista América. En los relatos de esta recopilación ya está presente el universo del escritor mexicano que alcanzará su máxima plenitud en Pedro Páramo, embebida de un realismo mágico de cuño propio. Dada a la imprenta dos años después de El llano en llamas, ha logrado aunar el convertirse en novela de culto y en una de las imprescindibles y más influyentes de la narrativa en español, cosechando elogios de figuras de la talla de Gabriel García Márquez, Carlos Fuentes o Jorge Luis Borges.

Este martes 16 de mayo se cumple el primer centenario del nacimiento de Juan Rulfo. La efeméride ha dado pie a un sinfín de actividades, homenajes y exposiciones en su tierra natal en las que se recuerda no solo al inmenso escritor que fue sino también su faceta como magnífico fotógrafo. Así la muestra El fotógrafo Juan Rulfo, que puede verse en el Museo Amparo de la localidad mexicana de Puebla, estando previsto que recale en la capital del país azteca. Naturalmente, España, donde en 1983 recibió el Premio Príncipe de Asturias de las Letras, no se ha quedado al margen de la conmemoración. Uno de los platos fuertes tendrá lugar precisamente el 16 de mayo con la conferencia Juan Rulfo: narrador del tiempo y de la muerte que pronunciará el escritor chileno Jorge Edwards en la Biblioteca Nacional.

Ediciones Fórcola ha tenido el acierto de relanzar la biografía de Juan Rulfo, a cargo de la escritora argentina afincada en Madrid Reina Roffé, que se presenta ese mismo 16 de mayo en la madrileña Librería Juan Rulfo. No es la primera vez que Roffé, autora, entre otras obras, de la novela Lorca en Buenos Aires, se adentra en la figura del mexicano. Ya lo hizo en Juan Rulfo: Autobiografía Armada, y en Juan Rulfo. Las mañas del zorro. Título este que hace referencia al microrrelato de Augusto Monterroso, “El zorro es más sabio”, amigo de Rulfo. Lo protagoniza un zorro que se hace escritor y publica dos libros muy buenos. Ante su posterior silencio, todos le recriminan que no publique más y le azuzan a ello. El cuento de Monterroso concluye: “El Zorro no lo decía, pero pensaba: ‘En realidad lo que éstos quieren es que yo publique un libro malo; pero como soy el Zorro, no lo voy a hacer’. Y no lo hizo”. Que leyeran “El zorro es más sabio” es lo que Rulfo terminó por responder a quienes le preguntaban insistentemente la razón de que no hubiera vuelto a escribir tras Pedro Páramo.

Parece que Monterroso estuviera pensando en su amigo, cuya decisión alabó públicamente: “La mesura de Rulfo, que debería ser una influencia general, la falta de prisa de sus primeros años y su reacia negativa posterior a publicar libros que no considera a su propia altura, son un gesto heroico de quien, en un mundo ávido de sus obras, se respeta a sí mismo y respeta, y quizá teme, a los demás”. Naturalmente, en Juan Rulfo. Biografía no autorizada, Reina Roffé aborda en detalle la cuestión de la “agrafía” rulfiana -y a ella se refiere también Blas Matamoro en el prólogo que enriquece el volumen-, resumida en la anécdota con el cuento de Monterroso, y en sus palabras, que ofrecen también una gran pista sobre el carácter nada fácil y lleno de suspicacia de Rulfo.

Basándose en una intensa labor de documentación de fuentes primarias y secundarias y mostrando un gran conocimiento de su biografiado, que quizá nunca dejó de ser del todo ese “niño eterno en busca de la madre que lo dejó huérfano demasiado temprano y después de que a su padre lo asesinaran por la espalda, ese padre que rastreará en toda su obra”, Reina Roffé nos sumerge en una personalidad difícil, que se creó máscaras, pero tocada por la gracia de una creatividad prodigiosa.

Sin duda, el mejor homenaje que siempre se puede rendir a un escritor es leer su obra, analizarla, disfrutarla, reflexionar sobre ella. Los centenarios son una buena ocasión, aunque no ha de ser, claro está, la única. En el de Rulfo rindámosle ese tributo de lectura o relectura. Y para comprenderle mejor acompañemos su lectura con la de esta tan lograda como amena biografía.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (12)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.