www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

NOVELA

Elia Barceló: El color del silencio

domingo 28 de mayo de 2017, 18:48h
Elia Barceló: El color del silencio

Roca. Barcelona, 2017. 477 páginas 19,90 €.

Por Jorge Pato García

En los primeros cursos escolares a algún alumno, cuando se le ha pedido que dibuje, plasma en el papel mucho de lo que ronda por su cabeza, como si al menos el acto de dibujar sirviese como válvula de escape para no tener que verbalizarlo. Algo así le ocurre a Helena, la protagonista de esta novela. Sus cuadros, desconocidos para sus compatriotas pero con fama fuera de las fronteras patrias, dejan constancia de una mente atormentada, que huye, que trata de escapar de algo y es su propia pintura la encargada de actualizar ese recuerdo.

Todo comenzó la misma noche en que la humanidad miraba al cielo, o más bien al televisor, maravillada por las imágenes de la llegada del hombre a la Luna. Ese gran paso para la humanidad será coincidente con el inicio de las desdichas de la familia de Helena. Esa noche su hermana Alicia será secuestrada, violada y asesinada. Un hecho que marcará, por supuesto, a toda la familia y que a Helena le generará la imperiosa necesidad de huir.

A pesar de que la pintora protagonista de esta novela vive en Australia, tendrá que retornar a Madrid y esto le hará luchar e investigar para esclarecer qué ocurrió aquella noche de 1969 en la finca La Mora, situada en Rabat. Nos trasladaremos del presente al pasado de la década de los años cuarenta, pero también lo haremos a la década de los treinta y en concreto al inicio de la guerra fratricida que durante tres años asoló nuestra nación.

Elia Barceló ha conseguido una novela que nos habla de nuestra historia mientras se desarrolla un thriller interesantísimo. Una vivencia de sus personajes que nos hace entregarnos en cuerpo y alma a desentrañar los misterios que conforman el núcleo duro de esta narración.

Helena, a pesar de que en muchas ocasiones nos parece que no podemos entenderla, es un personaje cautivador, también en gran medida por sus contradicciones y su lucha interior, que serán los motores que le den energía para no tirar la toalla, y avanzar contra ese pasado tan oscuro y traumático.

Dejarse envolver por la narrativa de Barceló es sin lugar a dudas la mejor manera de abordar este viaje de sentimientos, pasiones, historia y realidades, una conexión entre pasado y presente que no dejará, en absoluto, indiferente al lector.