www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ANÁLISIS

Somalia: del infierno a la redención

Somalia: del infierno a la redención
Ampliar
martes 06 de junio de 2017, 11:40h
El país que atravesó décadas de violencia acapara los esfuerzos internacionales para ser reconstruido. Por Rubén Pérez

Una tasa de mortalidad del 11,8%. Una esperanza de vida de 56 años. Un nivel de pobreza del 73% de su población. Una acuciante hambruna que podría desembocar en una catástrofe humanitaria. Y, por si fuera poco, el Programa Mundial de Alimentos de la ONU advierte de que más de 3 millones de somalíes no tienen acceso a las necesidades diarias de alimentos.

Sin embargo, Somalia fue definida por Boris Johnson, ministro británico de Exteriores, en un reciente artículo publicado en varios medios, como “una historia extraordinaria de recuperación”. ¿Existen motivos para poder hacer esta valoración del país?


La crisis del 'Black Hawk derribado'

Si bien los problemas de Somalia han sido una constante desde su independencia en 1960, la caída del dictador Barre en 1991 supuso, según la profesora Marta Iñiguez, del Instituto Barcelona de Estudios Internacionales, “un antes y un después”.

Hasta 2004 el país africano vivió en la casi total anarquía y en la inseguridad permanente. Sangrientas luchas entre clanes, y enfrentamientos entre señores de la guerra, provocaron destrucción y caos en todo el país. Por eso las tropas de la ONU se han mantenido a lo largo de los años, tras la precipitada retirada de las fuerzas militares de EEUU, por el escándalo, en 1993, del Black Hawk derribado.

Dicha crisis se originó cuando en apenas unas horas 18 soldados de élite fueron asesinados tras derribar un grupo rebelde somalí dos helicópteros Black Hawk. Pero, además, un ranger fue capturado y otros 71 resultaron heridos. Las imágenes de los soldados siendo mutilados por los milicianos somalíes humillaron a EEUU. Pero aún más: la oposición de la opinión pública estadounidense a la misión llevó finalmente al presidente Clinton a retirarla.


La misión de la Unión Africana

Pero la nación durante muchos años considerada como Estado fallido parece tener un futuro prometedor.

En la cumbre internacional sobre Somalia, celebrada recientemente en la londinense Lancaster House, la Comunidad Internacional ponía de manifiesto esta visión más optimista. “La misión de la Unión Africana ha sido un éxito”, afirma la analista del Ministerio de Defensa Blanca Palacián de Inza, y esto permite ver los avances que se han dado en los últimos años.

Dicha misión, denominada AMISOM, la están llevando a cabo cinco países miembros de la Unión Africana, el equivalente a la Unión Europea en el continente. AMISOM ha permitido que se celebren unas históricas elecciones y que el poderoso grupo terrorista Al Shabab sea expulsado de la capital de la ex colonia británica e italiana. Pero además ha demostrado que son los propios países africanos los que pueden resolver los principales problemas del continente.


La amenaza yihadista

Palacián subraya que el grupo terrorista de corte islamista Al Shabab, pese a sus alianzas con Al Qaeda, “va por libre”. La milicia yihadista, inspirada en el wahabismo, una interpretación radical de la sharía, pretende crear un Estado islamista en Somalia.

Al Shabab emplea tácticas propagandísticas que le hacen reforzar su posición ante la población local: gracias a la financiación que obtienen mediante la venta de materias primas, piratería y tráfico de drogas, pueden entregar ellos mismos ayuda humanitaria en el centro y sur del país, las zonas que controlan. Estas actuaciones podrían reforzar su imagen ante la población local y, por tanto, debilitar la capacidad internacional de lucha contra estos terroristas.

La presencia yihadista en el desolado país y su cercanía al mar Rojo (por el que pasan los petroleros del golfo Pérsico que se dirigen a Europa) explican, según la profesora Iñiguez, que EEUU esté muy interesado en el país. Recuerda la experta que Washington considera vital el Cuerno de África a efectos estratégicos, y que es una prioridad defender Kenia y Etiopía, países limítrofes.


Piratería

“Pero a la Comunidad Internacional lo que más le preocupa es la piratería”. Este problema llevó a la Unión Europea, en 2008, a crear un operativo naval que protegiera a los numerosos pesqueros y barcos de transporte comercial que circulan por la zona. En concreto, 1500 marinos de los 28 miembros de la UE. Esta misión ha logrado resultados muy positivos. Si en 2011 un total de 174 buques mercantes fueron atacados, ni en 2015 ni en 2016 se tiene constancia de que se hayan producido incidentes de este tipo. Pero la actual situación de riesgo de hambruna podría provocar que este problema resurgiera.


La reconstrucción

Tal y como ponía de manifiesto Londres, tras la sangre y la anarquía, hoy Somalia afronta con un fuerte apoyo internacional una reconstrucción de sus instituciones. Países de la UE como España forman a su nuevo ejército, la AMISOM estabiliza la zona y el nuevo Gobierno parece decidido a superar los problemas del pasado. El Ejecutivo somalí tiene por delante como principales desafíos “la desnutrición, la lucha contra la ya tradicional corrupción del Estado y el logro de un control efectivo de su territorio”, dice Palacián.

Quizás el decidido apoyo internacional logre para Somalia una resolución a unos problemas que parecían casi irresolubles. Quizás se demuestre que se puede pasar del infierno a la redención.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.