www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Y DIGO YO

Sí a la filantropía sanitaria

jueves 08 de junio de 2017, 18:22h

Rechazan el dinero para tratar a enfermos de cáncer porque viene de un rico. Claro, dignidad ante todo… Estos ataques de orgullo mal entendido, tan habituales recientemente en nuestro querido país, son la definición perfecta de sectarismo ideológico al que luego nadie dice acogerse. Este es el problema de creerse en posesión de la verdad y con el juicio claro para discernir lo que está bien de lo que está mal.

El caso es que el señor Ortega ha querido donar una cantidad de dinero nada desdeñable para un fin tan noble como es la renovación de equipos oncológicos. ¿Qué hay de malo? Los hospitales tienen los equipos viejos, los pacientes los necesitan nuevos, la administración no tiene dinero y un hombre, que sí, lo dona para bien de muchas personas.

25 empresas que conforman el Patronato de la Fundación Alimentum han entregado 200.000 kilos de alimentos y bebidas a los 55 bancos de alimentos que hay en España. Se beneficiaron 1.511.805 personas. ¿Nos lo planteamos igual? Sería algo parecido: “¡Pero quién quiere la ayuda, la lástima, la compasión, la indulgencia de los que pueden comer todos los días! ¡Oye, la dignidad de millón y medio de personas es lo primero, que se devuelva toda esta comida porque España no necesita la caridad de nadie!”. ¿Se imaginan la memez?

Me cuenta un amigo que sabe de esto que el parque tecnológico de los hospitales públicos españoles ha ido envejeciendo en los últimos años. Informes de la UE hablan de una obsolescencia media y máxima, según las diferentes tecnologías médicas. Explican que la máxima debe ser de 10 años y nunca superior a 12. Pero es que hay aparatos para los que esta obsolescencia está programa para 7 u 8 años. La crisis económica ha llevado a que equipamientos de uno o dos millones de euros, con recomendación de la UE de renovación, sobrepasen los cuatro años su retirada.

Así se trata mal a un paciente de cáncer. Así, no estás tratando bien a las personas. La eficiencia en estos casos es muy baja y muy cara, además, por el alto coste de mantenimiento que tiene un aparato de 14 años, que se estropea con frecuencia, que gasta piezas viejas e ingenieros muy caros para arreglar estos aparatos.

Me explica también mi amigo Pablo que administraciones, como la de Andalucía, por ejemplo, empezaron a solicitar dinero a donantes. Amancio Ortega ya donó 40 millones de euros el año pasado para esta renovación tecnológica. Se pueden imaginar, otras administraciones dijeron ese famoso ¿y yo, qué? De esta forma, La Fundación Amancio Ortega se lo planteó bien y estudió el coste por comunidades de la renovación mínima del parque tecnológico para reducir la obsolescencia.

Así pues, Ortega ha venido a resolver algo que las comunidades necesitaban y que el Estado no podía pagar. Para el año próximo, el Ministerio de Sanidad contempla fondos en los presupuestos para reducir la obsolescencia que no se ha cubierto con los 320 millones donados.

Ahora vemos que varias asociaciones de usuarios para la defensa de la sanidad pública se han mostrado partidarios de rechazarlos, pero la realidad es que la mayor parte de las comunidades autónomas han suscrito ya acuerdos con la Fundación. Nadie está diciendo que la donación se vaya a convertir en el nuevo modo de financiar el Sistema Sanitario español. Los Presupuestos Generales del Estado, los impuestos que todos pagamos, seguirán siendo la vía. Donaciones como la del fundador de Inditex son puntuales y, en cualquier caso, complementarias.

Obviamente, el futuro de la Sanidad pública no puede quedar al albur de una filantropía sanitaria. Simplemente porque mañana puede que no haya donaciones. Algo no descartable si seguimos siendo un pueblo que, además de desagradecido, critica y menosprecia a quien quiere hacer algo bueno. ¡Ay, cuánto prejuicio ideológico! Bien podríamos mostrar algo de agradecimiento, pero somos así. No es de esperar que los que rechazan la donación rechacen el tratamiento con un aparato nuevo llegado el caso. De bien nacidos es…
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.