www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ENSAYO

Hans Kundnani: La paradoja del poder alemán

domingo 18 de junio de 2017, 17:34h
Hans Kundnani: La paradoja del poder alemán

Prólogo de José Ignacio Torreblanca. Traducción de Amelia Pérez de Villar. Galaxia Gutenberg. Barcelona, 2016. 256 páginas. 20 €.

Por Alfredo Crespo Alcázar

Hans Kundnani nos presenta una “biografía” política, económica y geopolítica de Alemania que toma como punto de partida la “primera” unificación (1871) y se prolonga hasta (casi) el momento actual. Un retrato donde combina hechos históricos (por ejemplo, el rol de Bismarck) con abundantes análisis y críticas sólidamente fundamentadas.

El autor sigue un orden cronológico, si bien dedica una mayor parte a analizar el comportamiento de Alemania a partir del final de la Segunda Guerra Mundial. En este sentido, no se recrea describiendo el milagro económico alemán sino que centra su atención en las dos escuelas sobre las que se vertebró su política exterior: realistas e idealistas.

Los primeros se mostraron partidarios de la plena integración en Occidente (OTAN y CEE); los segundos, sin rechazar tal aspiración, otorgaron prioridad a la reunificación del país y la Ostpolitik de Willy Brandt fue su gran exponente, mientras que el democristiano Konrad Adenauer simbolizó la primera alternativa centrada en lograr la rehabilitación internacional de Alemania. Como veredicto puede afirmarse que las metas de una y otra corriente se cumplieron gradualmente. En palabras del autor: En la historia alemana anterior a 1945 el nacionalismo se identificó, generalmente, con la derecha. La izquierda, por otra parte, había tendido históricamente al internacionalismo. Pero en la República Federal, a partir de 1949, el centro izquierda resultó ser más nacionalista que la derecha, en términos de política internacional” (págs.52-53).

Con todo ello, Alemania en la actualidad desarrolla una hegemonía económica (perceptible sobre todo en el espacio de la Unión Europea). Asimismo, puede afirmarse que el pragmatismo guía su comportamiento, lo que se ha traducido en unas relaciones especiales con naciones emergentes como China, las cuales manifiestan parecido modus operandi. Pese a ello, o quizás precisamente por este pragmatismo, los reproches han arreciado sobre Alemania, en particular porque en ocasiones ha mostrado despreocupación por las cuestiones de seguridad o por su escasa implicación en asuntos trascendentes globalmente hablando y que aluden a aquéllas.

De hecho, consumada la (segunda) unificación, Alemania comenzó un proceso de distanciamiento (que no debe entenderse como sinónimo de enfrentamiento) de sus aliados occidentales. La oposición a la intervención de George W. Bush en Irak en 2003 o el acercamiento a la Rusia de Putin bajo los gobiernos del canciller Schroder así lo corroboran, subestimando deliberadamente la tendencia de Moscú de emplear el suministro de gas como herramienta de negociación política.

Un comportamiento similar se observó con respecto a Irán: los importantes vínculos comerciales tejidos con Teherán hicieron que Alemania no liderase la exigencia de sanciones al régimen de Ahmadineyad por su programa nuclear, aunque las acabó aceptando. De hecho, trató de evitar cualquier ataque militar de EEUU sobre el citado país asiático: A pesar de la fuerte oposición que surgió en Alemania frente al poder nuclear y a las armas nucleares, y que se remontaba al movimiento pacifista de los años ochenta, los alemanes parecían temer a la guerra -por ejemplo, en la forma de un ataque militar israelí sobre Irán- mucho más que la perspectiva de un Irán bien dotado de armamento nuclear” (p.137).

En definitiva, una obra fundamental para entender las claves del mundo actual. Un libro completo, riguroso científicamente hablando e imprescindible para quienes cultivan disciplinas como la ciencia política, la economía o la historia. El autor desarrolla una tesis clara: la economía es el factor principal que marca las relaciones internacionales de Alemania, haciendo de este país un “poder geoeconómico” que descarta el poder militar (p.168-169).

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios