www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

NOVELA

Yoko Ogawa: Hotel Iris

Yoko Ogawa: Hotel Iris

Traducción de Juan Francisco González Sánchez. Funambulista. Madrid, 2017. 256 páginas. 16 €.

Por José Pazó Espinosa

En el año 2002, Ediciones B publicó una novela de Yoko Ogawa, Hotel Iris, que pasó desapercibida para la mayoría de la crítica y del público. Solo algún articulista se fijó en la extraña magia de la historia de amor entre una menor de edad y un traductor en el ocaso de su vida. Ahora, la editorial Funambulista la ha rescatado y nos la ofrece en una nueva traducción. Vale la pena no pasarla por alto.

En principio, el argumento, una historia de amor entre un hombre mayor, solitario, apegado a un trabajo menor (traductor del ruso de folletos técnicos, retirado en una isla solitaria, sospechoso de haber asesinado a su antigua mujer) y una niña de diecisiete años que ha dejado el colegio y que trabaja en el hotel familiar bajo la férrea autoridad de su madre, podría predisponer al lector a pensar que se trata de una delicada historia de sombras japonesas con algún matiz dickensiano. Y delicada lo es, sin duda, pero su lectura es como una patada en el estómago; o como el grito sordo de un ser solitario.

La sexualidad femenina es un terreno todavía huérfano de una cartografía precisa. También la masculina, pero hoy nos ocupa la femenina. Sí, es cierto que hay suplementos dominicales, programas de radio o televisión que se ocupan de describir órganos y funciones, de dar unas pautas “sanas” de lo que debe ser el sexo. Pero también hay dos escritoras japonesas, Hiromi Kawakami y Yoko Ogawa empeñadas en ir más allá, en pasear por los límites y la zona de sombra de esa sexualidad para tratar de contarnos lo que ven, sienten y piensan.

Son dos heroínas inesperadas, que bucean en los abismos de la diferencia de edad, en la aparente lisura de las relaciones del mismo sexo, en las pasiones mudas que permean a los jóvenes en la soledad de sus habitaciones urbanas. Allí encuentran sentimientos y pasiones inexpresables en otro país que no sea Japón. Porque, de la literatura actual, solo la japonesa es tan delicadamente anticonvencional, tan incorrecta políticamente en un sentido sutil y profundo.

Mari es una chica sin nada especial que reseñar, salvo una insatisfacción latente y reprimida. El traductor es un hombre también aparentemente común, pero lleno de pequeños misterios que despiertan la curiosidad de Mari. La relación comienza con una explosión, crece en los pequeños detalles, y desemboca en un delirio que parece sacado de una fotografía de Nobuyoshi Araki, de una de esas fotos en la que una joven japonesa cuelga desnuda del techo fuertemente atada por unas gruesas sogas. Es lo que llamaríamos una relación sadomasoquista. Pero si en la literatura occidental, en general, el centro de atención de una relación sadomasoquista literaria es la propia relación, en Japón es la psicología que hay debajo de esa relación.

¿Por qué Mari se pliega a los deseos del traductor? ¿Qué encuentra en ello? ¿De qué forma la modifica? Yoko Ogawa lleva al asombrado lector, de la mano, hasta el corazón de las cosas. Un lugar en el que se comprende el por qué, aunque no se pueda explicar claramente. El viaje que este libro proporciona es obsesivo, fascinante, sorprendente y delicado. Es un libro que casi no quiere ser libro, sino recuerdo. Pero, sobre todo, es la cartografía de la sexualidad femenina levantada por una mujer, lo que hace que sea más sugerente y a la vez más inquietante. No la pasen por alto.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.