www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

TENIS

El icono del tenis alemán Boris Becker, en bancarrota

miércoles 21 de junio de 2017, 19:25h
La Justicia británica le cree incapaz de afrontar las deudas contraídas.

El Abierto de Australia (dos veces, en 1991 y 1996), Wimbledon (en tres ocasiones, años 1985, 1986 y 1989) y el US Open (en 1989) cayeron en las redes del imperial y voclánico juego de Boris Becker. Además, ganó cuatro veces la Masters Cup, otra cuatro el Masters de Madrid y en una oportunidad se impuso en el Masters de París. Sólo Roland Garros y los torneos sobre tierra batida, en general lograron escapar a su magnetismo. Sin embargo, desde temprano se atisbó que su carácter y modus operandi fuera de las canchas iba a granjearle menos luces que sobre la pista y con la raqueta en mano.

De hecho, en 2001 comenzó el serio rosario de contratiempos legales que le han afligido. En tal año se vio obligado a reconocer como su hija a Anna, hija de la modelo Angela Ermakova. Su defensa filtró que la modelo formaría parte de una organización ligada a la mafia rusa que quería extorsionarle. Finalmente pagaría cinco millones de dólares para llegar a un acuerdo con la otra parte. Tras esto, y después de protagonizar un escandaloso divorcio que le llevó a las portadas del papel couché en su país y en Estados Unidos, fue condenado a dos años de libertad condicional y a pagar medio millón de euros por una comprobada evasión fiscal entre 1991 y 1993.

En aquel entuerto fue descubierta su trampa: declaraba vivir en Mónaco cuando fue probado que residía en Alemania. Se retiraría del tenis en 1999 y, a partir de ese punto, trataría de permanencer ligado a ese deporte, como comentarista televisivo (acualmente trabaja para la BBC en la retransmisión de Wimbledon) o como entrenador de jugadores (ha tenido a Novak Djokovic bajo su tutela).

Sin embargo, este miércoles se ha publicado la situación económica del que fuera símbolo tenístico en los 90. Un tribunal londinense ha declarado en bancarrota a Becker. Según el criterio judicial, el campeón de seis Grand Slams no considera que el acusado esté en condiciones de afrontar la deuda que se le reclama cuando trató de rehipotecar una propiedad en Mallorca.

De hecho, la Jefa del Registro Civil que lleva el caso, Christine Derret, que confesó haberle admirado su juego, declaró insolvente a Becker "con mucho dolor". Además, explicó que no contempla pruebas fehacientes que puedan concluir que el ex jugador pudiera reintegrar la "deuda considerable". Tanto es así que rechazó aplazar la sesión durante 28 días. "Tengo la impresión de que estamos ante un hombre con la cabeza enterrada en la arena", zanjó.

Los abogados de Becker, por el contrario, mantuvieron que su cliente, de 49 años, sí puede hacer frente al adeudo y que guardan "pruebas evidentes" de ello. Los seis millones de euros que debe al banco privado Arbuthnot Latham & Co, por la rehipoteca mencionada, serían abonados a través de una refinanciación. Por eso solicitaron al tribunal de quiebras de Londres una "última oportunidad". Pero la Justicia no ha considerado la opinión de los letrados y le ha declarado insolvente.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.