www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

RAJOY HA HECHO BIEN EN ACUDIR AL JUZGADO

miércoles 26 de julio de 2017, 11:46h
Era obligado que testificara pero tenía varias fórmulas para eludir su presencia en el juzgado. Mariano Rajoy...

Era obligado que testificara pero tenía varias fórmulas para eludir su presencia en el juzgado. Mariano Rajoy, en contra de la opinión de algunos de sus colaboradores, tomó la decisión acertada: acudir personalmente al juzgado, acentuando así el respeto que la administración de la Justicia le merece. Frente a tantos cantamañanas, frente a los manipuladores y los excluyentes, frente a las oleadas de insidias, el presidente del Gobierno de España, en pleno ejercicio de su cargo, ha acudido al juzgado a testificar sobre un asunto especialmente vidrioso.

Fue Mariano Rajoy un opositor brillantísimo, es un dialéctico parlamentario de gran relieve y, sin duda, habrá superado la prueba del juzgado de forma sobresaliente, a pesar de las agresivas impertinencias con que le obsequió el abogado pro-psoe Benítez de Lugo. No quiero adentrarme hoy en el contenido de su declaración, que exige reflexión serena porque el asunto de la financiación ilegal del Partido Popular y la plaga de presuntas corruptelas ofrece aristas especialmente complejas. El caso Gürtel está encendido de fuegos fatuos pero también de sólidas brasas preocupantes.

En esta sección de El Imparcial, Al aire libre, en la que tantas críticas he derramado sobre la gestión política de Mariano Rajoy, me parece obligado elogiar hoy su decisión de testificar personalmente. Los españoles saben que el presidente del Gobierno es un político honrado a carta cabal y que jamás ha metido la mano en ningún albañal. Podría, tal vez, tener alguna responsabilidad in vigilando, suponiendo que así se demuestre y así lo sancione el juez. Su presencia en el juzgado contribuye sin duda a acreditar su inocencia personal.

Bien, pues, por Mariano Rajoy. Ha hecho lo que la situación exigía, acallando críticas insidiosas y mostrando ante la opinión pública la mejor faceta de su compleja personalidad.